Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RENOVACIÓN DEL PSOE

Bono ve riesgo de pasar del hiperliderazgo al extremo opuesto

José Bono, candidato a la secretaría general del PSOE, afirma en una carta enviada a los delegados que asistirán al 35º Congreso Federal de ese partido que él apuesta por "producir una mayoría que actúe como tal, que se haga respetar y que respete a la minoría". Bono sostiene que disminuir la importancia del liderazgo "es fatal para un partido que pretende ser la alternativa de Gobierno" y considera que el mayor riesgo de los socialistas no es caer en un hiperliderazgo "sino irnos al otro extremo del péndulo".En la carta, difundida en la página web donde presenta su candidatura, Bono apunta que el reto del PSOE es "construir un liderazgo capaz de gobernar democráticamente el partido, para que la sociedad pueda confiarnos de nuevo el Gobierno", y defiende que el secretario general y el candidato a La Moncloa sean la misma persona. El presidente de Castilla-La Mancha insiste en que no será secretario general sin una mayoría sólida, y por tanto no participará en una hipotética segunda vuelta, y anuncia que si no resulta elegido con una mayoría eficaz desaparecerá de la escena. "En mi eventual renuncia", matiza, "no hay soberbia ni afán de hiperliderazgo. Sólo hay convencimiento de que en esas circunstancias no podría dirigir el partido a una victoria electoral". Después señala que no apuesta por "mayorías aplastantes" sino por "producir una mayoría que actúe como tal, que se haga respetar y respete a la minoría".

Ganar al PP

José Bono precisa que "el asunto no es que los candidatos midamos nuestras fuerzas y las contemos, tal y como nos animan a que hagamos desde algunos medios para que siga el espectáculo, sino más bien es que los delegados nos midan a los candidatos y elijan al que crean que mejor puede facilitar la victoria sobre el PP".En esa carta enviada a los delegados señala que la credibilidad es la respuesta a la crisis de organización y de liderazgo del Partido Socialista, que debe fundamentar su estilo de hacer política en los valores de transparencia, honestidad, eficacia y cercanía. Bono arguye que el proyecto socialista "no es un dogma" sino que responde "a cada tiempo y a cada sociedad" y, por tanto, "identificarlo con un documento o incluso con una ponencia marco es tanto como disolver la política en la teoría. Darle nombre y apellido es reducirlo a plataforma de promoción de quien le pone la firma". También estima que el debate político se desvirtúa "si nos entretenemos etiquetando a sus participantes con calificativos añadidos al sustantivo socialista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de julio de 2000