Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo de Cantábrico mantiene la búsqueda de un socio al margen de la belga Electrabel

El consejo de Hidrocantábrico decidió ayer proseguir la búsqueda de uno o varios socios de referencia, tal y como se había pactado por todos los grupos accionariales en mayo tras el veto del Gobierno a la OPA de Unión Fenosa. De este modo, el núcleo de control de Cantábrico considera que la entrada de la compañía eléctrica belga Electrabel, a la que La Caixa y el Banco Sabadell vendieron un 10% del Cantábrico sin conocimiento previo del resto de los socios, no satisface ni colma las expectativas de la sociedad. De hecho, ayer cesaron los cuatro consejeros de La Caixa y el representante del Sabadell, sin que el consejo tomara decisión alguna sobre la incorporación de Electrabel al órgano.Aunque no consta en la nota oficial difundida, el grupo norteamericano TXU escuchó de nuevo la posibilidad de un pleito por haber vuelto a ampliar su posición en Cantábrico sin autorización de la sociedad, incumpliendo por tercera vez el pacto de diciembre de 1998. TXU adquirió el lunes un 5,2% a La Caixa y al Sabadell, con lo que suma un 19,2%, que lo consolida como primer accionista.

El grupo belga Electrabel podría verse abocado también a una situación difícil. En virtud de las medidas de blindaje vigentes en Cantábrico, Electrabel no podrá sentarse en el consejo de la compañía salvo que cuente con el respaldo de al menos dos tercios de los actuales consejeros. Por su parte, la Comisión de Valores ha solicitado a TXU y a Electrabel que informen de sus compras para demostrar que no fueron concertadas. De ser así, estarían obligados a lanzar una OPA sobre Hidrocantábrico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 2000