Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROCOPA 2000Las semifinales

"Gracias, Toldo"

"Los holandeses podían haber estado un día sin marcar", dice el meta italiano

Que en ningún lugar del mundo se cultivan mejores porteros que en Italia es algo que probó ayer Francesco Toldo, que hasta hace un mes era el guardameta suplente de la selección azzurra. Decían que su carisma contagiaba. Que tenía unas condiciones fabulosas para colocarse. Que nunca se iba al suelo si no era preciso. Que guardaba la calma en las encrucijadas más desquiciantes. Que resolvía las situaciones de la manera más sencilla. Incluso decían que ningún jugador holandés había sido capaz de meterle un gol en lo que va de temporada, en los enfrentamientos de clubes. Bergkamp, Overmars, Zenden, Cocu, Kluivert, los hermanos De Boer, Bogarde, Reiziger, Seedorf y Davids, todos internacionales con Holanda, se habían quedado sin poder meterle un gol cada vez que sus clubes, sea el Barcelona, el Inter, el Arsenal o el Juventus, se enfrentaron a él defendiendo el marco del Fiorentina. Las predicciones se cumplieron con creces. Ayer Toldo estuvo imbatible. Detuvo disparos a Kluivert, Zenden y Bergkamp. Se colocó de manera impecable. Parecía un poste inmóvil al que acudía el balón indefectiblemente. Dominó el juego aéreo. Mandó a sus compañeros. Y paró tres penaltis a lo largo del partido. El palo le ayudó en otro, y la mala puntería de Stam en otro. Sólo recibió un gol, en la tanda de penaltis del final: Kluivert.Toldo recibió el premio de la UEFA al mejor jugador del encuentro, y su cara de gigante bondadoso se presentó sonriente ante los empleados de la UEFA para recibir el medallón. "Quiero agradecer a mis compañeros el gran esfuerzo que han hecho", dijo. Alguien le preguntó cómo había conseguido parar tres penaltis. Respondió: "No lo sé". Menos indulgente fue Toldo con los holandeses. "Podrían haber estado tirando a portería un día entero sin marcar", afirmó con cierta suficiencia.

Toldo cumplirá 29 años el próximo 12 de diciembre. Mide 1,96 y pesa 90 kilos. Señas físicas que hablan de una carrera prometedora. Pero no dicen nada de un carácter extraordinario: ayer mandó a toda su defensa con gestos apenas perturbadores. Rotundo, pero siempre tranquilo. Incluso ante los errores más dramáticos de Iuliano respondió con serenidad, como cuando el central despejó un balón que por poco se le cuela en la portería. Para evitar que el árbitro interpretara una cesión, Toldo bajó el balón con el pecho, lo puso sobre su rodilla, y lo despejó de un puntapié ante la presión de un delantero holandés. Sólo perdió los nervios en una ocasión: para echar una bronca monumental a Zambrotta, que no había sabido controlar, solo y sin marca, un pase suyo de 60 metros.

Toldo es el suplente del portero del Parma, Gianluigi Buffon, en la selección. Buffon se lesionó una mano durante un amistoso, antes de la Eurocopa, y Toldo ocupó su lugar. Ahora es el portero menos batido del torneo (dos goles, sin contar la tanda de penaltis de ayer). Después del encuentro, el propio seleccionador, Dino Zoff, le dio las gracias por el partido que había hecho. "¿Qué le diría a su portero?", le preguntaron a Zoff. El técnico, que se retiró a los 42 años de la portería de Italia con el Mundial de España bajo el brazo, masculló una frase hecha: "Gracias Toldo, has estado verdaderamente grande, ¿qué otra cosa puedo decir? El premio al mejor jugador del partido ha sido justo. Ha sido el mejor". Al seleccionador italiano todavía le quedaba otro tópico en el repertorio. "El árbitro no nos dejó jugar", arguyó para justificar el cicatero partido de su equipo.

Como dijo ayer Fabio Capello, después del partido, "Italia ha tenido una gran defensa, una gran madurez y un gran rigorismo, una gran capacidad de sufrir". Capello se olvidó de mencionar al mejor jugador del partido, según la UEFA. Uno que tiene fama de ser invulnerable ante los holandeses: Francesco Toldo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2000