Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duro golpe a Ebbers

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha terminado por pararle los pies al cowboy de las telecomunicaciones mundiales. Bernie Ebbers, que a mediados de los años ochenta ya amenazó a AT&T con arrebatarle su dominio en el sector, ha construido un imperio a golpe de talonario y ambición incontenible. En los últimos cinco años, Ebbers (58 años) ha cerrado la compra de 75 empresas de telefonía, Internet e infraestructuras de comunicación para cumplir su objetivo.Su carrera comenzó en 1983, recién acordada la partición del monopolio de AT&T en EEUU. Ebbers, nacido en Edmonton (Alberta, Canadá), creó entonces junto a otros cuatro socios una pequeña firma (LDDS) dedicada a la prestación de servicios telefónicos a empresas. Su iniciativa se transformó pronto en WorldCom, que ascendió a la primera división en noviembre de 1997 con una oferta por MCI de 30.000 millones de dólares (5,3 billones de pesetas al cambio de ayer) en metálico. Bernie, jugador y entrenador de baloncesto en la Universidad, se ganó entonces la simpatía de los consumidores porque arrebató a la británica BT la posibilidad de quedarse con el 100% de MCI, una firma emblemática en las comunicaciones de larga distancia de EEUU y rival inmediato de AT&T.

La agresividad de Ebbers puso fin a la alianza BT-MCI-Telefónica, que los británicos pensaban utilizar para desembarcar en América, y el vaquero terminó aliándose con la compañía española. Los acuerdos apenas se han desarrollado y MCI WorldCom se ha convertido en un duro rival de Telefónica incluso en España. Su voracidad ha chocado con el temor de la Administración estadounidense al dominio de las multinacionales sobre cualquier regulación estatal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de junio de 2000