Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça achaca el deterioro de Can Rigalt al paro de las obras

El vicepresidente y responsable del área de patrimonio del FC Barcelona, Francesc Pulido, manifestó ayer que los actos vandálicos y el deterioro que sufre la masía de Can Rigalt, propiedad del club y situada en L'Hospitalet de Llobregat, es producto de la paralización de las obras de restauración del edificio. Los trabajos de rehabilitación de la casa se detuvieron en febrero de 1998 y la masía, del siglo XVII y catalogada como patrimonio histórico y artístico de la ciudad, ha sido objeto de diversos robos.El alcalde de la ciudad, el socialista Celestino Corbacho, ha remitido una carta al presidente del FC Barcelona, Josep Lluís Nuñez, en la que pide que se establezcan las "medidas de seguridad necesarias para evitar nuevos actos vandálicos en la masía de Can Rigalt". La Federación de Vecinos de la ciudad y formaciones políticas como Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) -integrada en el equipo de gobierno municipal- denunciaron la semana pasada públicamente la degradación en la que está sumido el edificio.

Corbacho explica en su carta a Núñez que "sería paradigmático que una pieza arquitectónica y patrimonialmente relevante del siglo XVII se haya conservado durante siglos y que ahora, siendo propiedad de una gran institución como es el Barça, entrara en una vía de deterioro".

El club azulgrana contestó ayer mismo a través de un comunicado firmado por Pulido, quien detalla las medidas de seguridad que el FC Barcelona ha llevado a cabo en los últimos meses para salvaguardar el edificio: una valla metálica alrededor del perímetro de la masía, vigilancia periódica, especialmente nocturna, y la reparación de los desperfectos que ésta ha ido sufriendo.

Pulido achaca el problema a la paralización de las obras: "La paralización del proyecto de Can Rigalt afecta de lleno a la conservación del edificio de la masía, a pesar de los esfuerzos que ha hecho el club". El directivo pide a las "autoridades competentes" que se impliquen para "desbloquear la situación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2000