Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navarra permite por primera vez en España adoptar niños a las parejas homosexuales

Todos los partidos, excepto el gobernante UPN, votaron a favor de la ley de igualdad jurídica

Navarra se convirtió ayer en la primera comunidad de España que reconoce el derecho a la adopción de niños por parejas estables de homosexuales. El Código Civil establece la posibilidad de acogimiento y adopción de las uniones de hecho, pero siempre que estén formadas por hombre y mujer. Valencia, Castilla-La Mancha y Baleares permiten sólo la acogida (no la adopción) por parte de uniones homosexuales, pero no con una ley de parejas de hecho, sino por cambios en la ley del menor. La innovadora norma navarra contó con el voto favorable de todos los partidos excepto el gobernante UPN.

El Parlamento navarro aprobó ayer una innovadora proposición de ley foral que estipula que "los miembros de la pareja estable podrán adoptar de forma conjunta con iguales derechos y deberes que las parejas unidas por matrimonio", por lo que las normativas forales sobre adopciones y acogimiento se adecuarán al modelo de familia formado por las citadas parejas. De este modo, a partir de ahora, las parejas estables inscritas en Navarra, incluidas las homosexuales, se equiparan en este territorio a los matrimonios convencionales en las materias en las que esta comunidad dispone de competencias exclusivas, entre ellas el régimen fiscal y sucesorio y la regulación de derechos de los trabajadores de la función pública.

La proposición de ley, que entrará en vigor en el plazo de un mes a partir de su próxima publicación en el Boletín Oficial de Navarra, fue apoyada por todos los partidos parlamentarios de la comunidad (PSN-PSOE, Convergencia de Demócratas de Navarra, EA-PNV, Euskal Herritarrok e Izquierda Unida) con la excepción de Unión del Pueblo Navarro (UPN), que gobierna la comunidad pero que perdió la votación al disponer de 22 escaños en un Parlamento formado por 50 miembros.

Desterrar la doble moral

Isabel Arboniés, de Izquierda Unida y principal promotora de la inicitiva legal, felicitó a la Cámara por desterrar la "doble moral" de evitar recoger en la ley como derecho lo que en la práctica es una realidad que se ejercita mediante la adopción de niños por personas solteras homosexuales.

Amelia Salanueva (UPN) expuso la oposición de su grupo advirtiendo de los presuntos "daños psicosociales" que tales adopciones podrían generar en los menores.

Por el contrario, Inmaculada Pinilla, portavoz del PSN-PSOE, defendió la adopción por homosexuales asegurando que el propio Consejo de Europa ha señalado que no existe principio fundamental alguno que lo impida.

En el artículo primero del texto, se define como pareja estable la "unión libre y pública, en una relación de afectividad análoga a la conyugal, con independencia de la orientación sexual" de dos personas que hayan convivido maritalmente un periodo ininterrumpido de un año como mínimo, plazo que no sería necesario cumplir si la pareja tiene descendencia común o acredita en documento público su voluntad de convivencia estable.

En general, todas las comunidades autónomas disponen de capacidad normativa plena para administrar el derecho de acogimiento y adopción de niños. En concreto, Navarra dispone de competencia exclusiva en materia de Derecho Civil Foral en virtud de lo dispuesto en el artículo 48 del Amejoramiento del Fuero.

La proposición de ley foral aprobada por el legislativo navarro incluye otra batería de equiparaciones al matrimonio para las parejas de hecho estables, formadas o no por homosexuales, pero estas modificaciones, para poder ser aplicadas, deberían contar con la previa modificación de diversas leyes básicas del Estado.

Juan Cruz Alli, portavoz de CDN y experto jurista, indicó que, en caso de conflicto, el Tribunal Constitucional siempre ha hecho prevalecer el derecho foral frente a la legislación estatal, en este caso el Código Civil, que no incluye este tipo de adopciones.

Para instar al Congreso de los Diputados a promover las correspondientes modificaciones del Código Civil, el Estatuto de los Trabajadores y la ley general de la Seguridad Social, el Parlamento navarro aprobó -de nuevo con la oposición de UPN y la abstención en este caso de Euskal Herritarrok- una segunda proposición de ley que defenderán ante la Cámara alta tres miembros del legislativo foral.

Se trata de una nueva iniciativa legislativa para conseguir equiparar los derechos de todas las parejas estables independientemente de su sexo a los del matrimonio en materias que no son competencia de Navarra, como los relativos a la sucesión y herencias, permisos laborales retribuidos, traslados, pensiones de viudedad, indemnizaciones por fallecimiento en accidente o por enfermedad profesional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de junio de 2000