La juez ordena el ingreso en prisión del marido de la joven asesinada en Estepona

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Estepona, Luisa Roldán, decretó ayer prisión provisional y sin fianza para Ucler Levent, marido de la joven tinerfeña asesinada a tiros la pasada semana en pleno centro de la ciudad, como presunto inductor del crimen. Junto a Levent ingresó ayer en la cárcel provincial de Alhaurín de la Torre otro hombre, también de origen turco, de apellido Nadier, acusado de haber conducido el vehículo en el que huyó el asesino de María Isabel González González.

El empresario turco compareció ante la instructora del caso pasado el mediodía, después de permanecer en arresto municipal incomunicado durante cerca de 72 horas. La juez, que denegó la petición de fianza formulada por su abogado, ordenó su ingreso en prisión junto con el otro imputado en el caso sobre las cuatro de la tarde, después de tomarles declaración en presencia de un fiscal durante cuatro horas. Cuatro agentes de la UDYCO aportaron ayer diversa documentación a la juez sobre el caso.A su salida de los juzgados, el abogado de Levent, Javier Saavedra, insistió en que su cliente se encontraba en la isla de Rodas, a 3.000 kilómetros de distancia, en el momento del crimen, y explicó que presentará un recurso en los próximos días para que la juez levante "lo antes posible" el auto de prisión dictado contra el empresario. Saavedra señaló que desconoce las pruebas que existen contra su defendido, debido al secreto del sumario que dictó la juez el mismo día del asesinato.

Levent fue detenido el pasado lunes por funcionarios de la UDYCO en una gasolinera de su propiedad, situada en la urbanización El Saladillo. Ese mismo día fue detenido también su secretario, Jamail, aunque este último fue puesto en libertad horas después tras prestar declaración ante la policía. Las detenciones se produjeron a raíz de las acusaciones vertidas contra el empresario por familiares de la víctima, en relación a su posible implicación en el suceso.

El otro imputado, Nadier, fue detenido en Madrid como cooperador necesario en el asesinato, y fue trasladado el pasado miércoles al arresto municipal de Estepona, aislado del otro acusado. Nadier, que habría facilitado la huida del asesino de Isabel González, así como su probable salida del país, fue trasladado ayer a los juzgados en medio de un impresionante dispositivo de seguridad.

Isabel González González, de 28 años, murió tras recibir cinco impactos de bala en cara y pecho en una céntrica calle de Estepona, cuando se dirigía a su domicilio. Su asesino, que había acechado a su víctima por espacio de una hora, efectuó los disparos a bocajarro, sin mediar palabra. Posteriormente, se subió en un vehículo que se dio rápidamente a la fuga.

Pistolero profesional

La autopsia realizada al cadáver reveló que el autor material de los disparos podría ser un profesional contratado. La joven había denunciado por amenazas a su marido, con el que contrajo matrimonio dos años antes, y la pareja se encontraba en trámites de separación. De hecho las desavenencias entre ambos eran famosas por las fuertes discusiones sobre motivos económicos que mantenían en la estación de servicio.

Isabel González en su demanda de separación reclamaba a su marido la mitad de la gasolinera. Por su parte, Levent había acusado a su mujer de brujería y de preparar "bebedizos" para intentar envenenarlo.

Dos días después del suceso, Levent se personó como acusación particular en el caso, según aseguró, para "colaborar y ayudar" al esclarecimiento del crimen. El empresario volvió a negar ayer su implicación en el suceso. La juez ha considerado que aunque se encontraba en el extranjero el día del crimen, podría haber ordenado el asesinato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 22 de junio de 2000.