Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL PAÍS VASCO

La juez absuelve del delito de desorden público a los diez acusados por el asunto de las falsas 'giraldillas'

"La acción desplegada por cada acusado, de forma concertada y combinada, carece de entidad suficiente para producir perturbación del orden grave o leve". Ésta es la consideración de los hechos que la titular del juzgado de lo penal número 10 de Sevilla, Encarnación Gómez, hace para absolver del delito de desorden público a los diez integrantes del colectivo Solidarios con los Presos, que protagonizaron la protesta de las falsas giraldillas durante la inauguración de los Mundiales de Atletismo en Sevilla, el pasado agosto.Las tres mujeres y siete hombres de entre 22 y 38 años juzgados realizaron un acto reivindicativo -admitieron ante la juez que se disfrazaron de giraldillas, la mascota del Mundial, desplegaron pancartas, se encadenaron al escenario, se descolgaron de las gradas y repartieron pasquines-, a favor del traslado de los presos de ETA a Euskadi.

La juez establece que la acción de protesta, "entremezclada de connotaciones políticas y sociales indudables", aunque produjo "miedo, temor, rechazo e indignación entre el público", no conforma "una efectiva perturbación del orden" ya que se produjo de "forma pacífica", los jóvenes no portaban armas y no fue necesaria la suspensión de los actos del Mundial.

Sí condena, sin embargo, a Aitor Manuel Guemes a un año de cárcel por atentado contra la autoridad, ya que mordió a un agente durante su traslado a comisaría. Por la levedad de la herida y ya que el agente no se dio de baja, el acusado no tendrá que indemnizar al policía. También sentenció con seis meses de cárcel a Aitor Lazkano por resistencia a la autoridad en el momento de su detención. Ninguno de los jóvenes tiene antecedentes penales por lo que no tendrán que ingresar en la cárcel.

Los abogados de la defensa, Juan Carriques y Eduardo Millán, se mostraron satisfechos por la absolución de sus defendidos del delito de desórdenes públicos: "La sentencia confirma que no hay ningún tipo de delito y que los hechos fueron calificados por encima de su entidad. Hubiera sido un error grave criminalizar conductas que el Código Penal no criminaliza". Los letrados anunciaron que presentarán un recurso de apelación contra las dos condenas de sus defendidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000