Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:VALENTÍN FUSTERCARDIÓLOGO

"Lucho contra el tabaco y las tabaqueras, no contra el fumador"

A Valentín Fuster, barcelonés de 57 años, un paciente le entregó un cheque de tres millones de dólares y montó en Nueva York el instituto cardiovascular del hospital Monte Sinaí, un centro de atención a enfermos cardíacos sin recursos.Pregunta. ¿Tiene alguna justificación que un paciente muera esperando turno para ser operado?

Respuesta. Hay que tener los datos bien estudiados de lo que ocurre en cada hospital. Lo más importante es que las instituciones médicas, las políticas y los cardiólogos se junten y decidan qué hay que hacer. No es un tema sencillo en el que uno pueda apuntar con el dedo a alguien. No creo que tenga que haber mucha polémica en esto.

P. ¿Padece la situación de las listas de espera?

R. No tengo pacientes en listas de espera largas, pero trabajo en un país con una situación socioeconómica distinta. Sé que, si hay un problema que se ha identificado, se deben adoptar las soluciones posibles.

P. ¿Qué opina de la decisión de la Junta de reclamar a las tabaqueras 60.000 millones por el coste sanitario que provoca el hábito de fumar?

R. Esto ya ha ocurrido en Estados Unidos. El tabaco es una epidemia. Es fundamental que todos los que tenemos algo que decir en la salud luchemos contra el tabaco. Lo que no lucho es contra el individuo que fuma, que debe tener libertad para decidir. Pero sí lucho contra el concepto y la empresa tabacalera. Hay muchas maneras de hacerlo, hay que educar a la gente joven contra el tabaco.

P. ¿Se dedica poco dinero en España a investigar?

R. Absolutamente. Se practica buena cardiología y se hacen esfuerzos, pero es evidente que para ir adelante económicamente es necesario investigar. El presupuesto de investigación de EEUU, Japón o Singapur se ha doblado. El problema es que la investigación es invertir a largo plazo, pero la gente no da dinero porque en este país no se desgrava fiscalmente como en EEUU.

P. Vaticina que las enfermedades cardiovasculares serán la primera cusa de muertes en el 2020.

R. Las proyecciones se dirigen hacia los países en desarrollo, donde va a haber el mismo avance socioeconómico. Las tabaqueras también dirigen sus productos a estos países.

P. ¿Los ciudadanos son plenamente conscientes de esos riesgos?

R. No. Piensan que si ocurre será tarde, que se morirá de repente y que si ocurre, hoy hay medios para tratarlo. Nuestro reto es, con los medios que existen, saber concienciar a los ciudadanos de lo que sucede.

P. ¿Cómo funciona Monte Sinaí?

R. Ese es mi orgullo número uno. No ha sido fácil, pero funciona. Cuando viene un paciente se le atiende tenga seguro o no lo tenga, eso sólo lo saben en administración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2000