Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

El Villarreal pagará 1.400 millones a Víctor en siete años

El equipo castellonense suma refuerzos de lujo en su retorno a Primera

"Hay que arriesgarse", fue la excusa a la que se agarra Víctor Manuel Fernández, de 26 años, para explicar cómo puede dejar un equipo consolidado en Primera División, el Valladolid, por el Villarreal, que este año iniciará la segunda temporada de su historia en la máxima categoría del fútbol. A este delantero extremeño, fruto de la cantera del Real Madrid y que el pasado febrero estrenó la casaca internacional, le han puesto en las manos un "contrato de por vida", como el jugador lo ha calificado, por siete años, y no se ha resistido.El Valladolid, a pesar de que Víctor tenía un compromiso firmado hasta 2003 y una cláusula de rescisión de 2.000 millones, tampoco ha puesto pegas a la marcha de su máximo goleador esta temporada a cambio de ingresar unos 1.500 millones. El Valladolid compró a Víctor al Tenerife en 1996 por 125 millones.

El jugador ha arrinconado otras ofertas de equipos en alza como el Deportivo, el Zaragoza y el Málaga por los 200 millones que por temporada le pagará el Villarreal. "No podía renunciar a la oferta", reconoció ayer Víctor, al mismo tiempo que confesaba: "Sé que voy a echar de menos al Valladolid, que me ha dado la oportunidad de consolidarme como jugador de Primera División", categoría en la que debutó en la temporada 1994-95 en las filas del Tenerife, y a la siguiente fue cedido al Toledo, en Segunda.

En la decisión de Víctor también ha influido que el Villarreal está en manos de empresarios con dinero, caso de su presidente, Fernando Roig, y que la intención es reforzarse con hombres como el propio Víctor o el ex azulgrana Amor, tras su periplo italiano con el Fiorentina, para que no se repita la historia de la temporada 1998-99, en la que jugó por primera vez en Primera y pagó su inexperiencia con el descenso inmediato. Al frente de la plantilla figura un técnico joven y prometedor como es Víctor Muñoz, que esta temporada ha ratificado su categoría en el Lleida, al que estuvo a punto de ascender. Será, además, la ocasión para que resalten las estrellas argentinas Arruabarrena y Cagna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000