Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dirigentes de Sealand querían comprar tanques y armas en Rusia

Los "excelentísimos" ministros del falso principado de Sealand, una plataforma de guerra abandonada en el mar del Norte, proyectaban comprar en Rusia 50 carros de combate, 10 aviones Mig-23 y tres Antonov, ocho helicópteros, 15 unidades de artillería, 5.000 bombas, 20 misiles antitanque y 5.000 cartuchos, por un importe de 9.000 millones de pesetas, para venderlos a un país africano, según informó ayer la Guardia Civil. En abril, agentes de ese Cuerpo desmantelaron su "embajada" en Madrid.

En la primera fase de la investigación, la Guardia Civil puso a disposición del juzgado de instrucción número 10 de Madrid a sesenta personas de distintas nacionalidades que vendían a través de Internet negocios, pasaportes diplomáticos, nacionalidades y títulos universitarios de un país imaginario. A los imputados se les acusa de un presunto delito de estafa y falsedad documental.La Guardia Civil informó ayer de la segunda fase de la operación sobre el falso principado y sus resultados demuestran la extraordinaria fantasía de este grupo de españoles que dirigía el almeriense Francisco Trujillo, de 46 años, que se autotitulaba regente de este edén imaginario.

Trujillo, expulsado de la Guardia Civil en 1978 por su implicación en un robo, había encargado a una sastrería un boceto para diseñar uniformes de combate para el principado y otro especial para él mismo con el grado de coronel del Ejército.

Documentos incautados por los investigadores en la sede de la falsa embajada, en el número 210 del madrileño Paseo de la Castellana, demuestran que los cabecillas de esta red habían recibido manuales, listados y folletos de armas procedentes de Rusia y que su intención era intermediar para su venta a un país africano, cuyos intereses en España representa uno de los imputados.

Por otra parte, J. S. M. M, uno de los colaboradores del falso principado, residente en Alicante y churrero de profesión, se personó en un banco madrileño y pidió un préstamo de 20 millónes de dólares para adquirir dos aviones Boeing con destino a las lineas aéreas de Sealand.

Para garantizar la concesión del préstamo, J. S. M. M se arrogaba el cargo de agregado comercial de Sealand y prometió el ingreso en la entidad bancaria de las nóminas de 200 funcionarios inexistentes del falso principado. La Guardia Civil investiga el visado para visitar Cuba concedido a una persona por el consulado de ese país caribeño en Lisboa. Esta persona portaba un pasaporte del falso principado.

Pasaportes a un millón

Personas que se hacían pasar por representantes de Sealand vendieron falsos documentos diplomáticos, pasaportes y permisos de conducir a unos narcotraficantes marroquíes al precio de un millón de pesetas cada uno. La Guardia Civil investiga también la fabricación de etiquetas correspondientes a un falso whisky, denominado Gurdocasta, que pretendían elaborar con etiqueta del principado. Algunos de los representantes de este falso país tienen antecedentes policiales por delitos de estafa, tráfico de drogas y tenencia de explosivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2000

Más información

  • Preparaban una compraventa por importe de 9.000 millones