Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRANSPORTERECLAMACIONES POR EL REGRESO DE PARÍS EN TREN Y AVIÓN

AENA acusa a una agencia del caos en Manises por vender pasajes con horarios que no tenía

El director del aeropuerto de Manises, Pedro García Las Heras, desveló ayer los motivos por los que tanto él como el jefe superior de Policía de la Comunidad Valenciana, Segundo Martínez, acusan a la agencia de viajes madrileña Hoy Viajamos de sumir en un caos al aeródromo durante la salida masiva de aficionados valencianistas hacia París.García Las Heras acusó a esta agencia de haber vendido los pasajes de sus vuelos prometiéndoles a sus clientes las mejores horas de salida -sobre el mediodía del miércoles- cuando "aún no había contratado los vuelos con las compañías aéreas ni tenía asignados esos horarios que prometía, ni sabía si iba a ser capaz de cumplirlos".

El director del aeródromo valenciano relató que, una vez vendidos todos los billetes, la agencia contrató a la compañía aérea, pero para entonces "todas las demás compañías ya tenían reservada toda la franja horaria que prometía esta agencia".

Cambio de planes

Entonces, para "no dejar tirados a los aficionados", García Las Heras decidió pedir al resto de agencias y compañías aéreas que hicieran "un esfuerzo enorme" para acortar el tiempo de embarque de sus respectivos vuelos y hacerle un hueco entre todos a los vuelos de esta agencia". Incluso se plantearon la posibilidad de retrasar los vuelos regulares para que ningún hincha llegara tarde a París. El director se quejó de que este cambio repentino del plan de operaciones trastocó la masiva salida de seguidores valencianistas y fue el auténtico responsable del caos que se vivió.

La asesoría jurídica de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) será la encargada, según el director, de preparar la denuncia contra esta agencia y analizar su supuesta responsabilidad en el caos del aeropuerto.

"¡Pobrecitos mártires de AENA y la policía!", ironizó ayer el consejero delegado de Hoy Viajamos, Juan Fernando Gámez, al conocer estas acusaciones. Gámez replicó que las agencias "sólo son intermediarias que contratan con las compañías aéreas y son éstas las que tienen que solicitar los horarios de salida".

Ante la acusación del jefe superior de no haber asistido a las reuniones para preparar la salida de aficionados, Gámez respondió que fueron a la del día 17, pero no pudieron acudir a la del día 23 porque su personal estaba ya en París ultimando los detalles de los desplazamientos.

Por su parte, la agencia Europa Travel precisó que sólo habían subcontratado con Hoy Viajamos un vuelo a París que sufrió "un retraso mínimo".

Mientras, las asociaciones valencianas de consumidores están recibiendo un aluvión de reclamaciones por el caos del viaje de regreso de París por tren y avión. La Unión de Consumidores (UCE) detalló que algunos aficionados que viajaron en avión se quejaron de que sus vuelos partieron de París con retrasos "de siete u ocho horas" y que se produjo un "incumplimento de contrato" porque en algunos casos no volaron directamente de Valencia a París, como estaba acordado, sino que les tocó aterrizar en otro aeropuerto a varias decenas de kilómetros de la capital francesa y continuar el viaje por carretera.

Además, la UCE y AVACU está tramitando muchas reclamaciones de seguidores que viajaron en tren y denuncian que se produjo otro incumplimento de contrato porque regresaron a Valencia apiñados de pie en vagones, con los lavabos sucios, sin aire acondicionado y sin cafetería. Algunos aficionados se quejaron de que en la estación ferroviaria de París no les aguardaba ningún guía, tal como habían acordado con la agencia.

Cerca de un millar de seguidores que se desplazaron a París en tren presentarán una reclamación a la agencia Viajes Iberia por la "caótica" organización del viaje, en palabras del portavoz y abogado de este colectivo de afectados, José Vicente Gimeno. "Hubo situaciones de histeria, con gente entrando al tren por las ventanillas y amenazando con piedras al maquinista para que no arrancara", contó. Este letrado exigió que les devuelvan el dinero, unas 30.000 pesetas por aficionado, y que les compensen por "el daño sufrido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2000