Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un experto pide "otra mentalidad" para que Canal 9 no esté politizada

El abogado, experto en comunicación y actual presidente del Consejo del Audiovisual de Cataluña, Lluís de Carreras, advirtió ayer en el parlamento valenciano de la dificultad de modificar las actuales estructuras legales para acabar con la politización y entrega al poder de turno que sufren todas las televisiones públicas de España. De Carreras fue realista -por posibilista- en su intervención ante la comisión parlamentaria que estudia nuevas fórmulas de gestión en Ràdio Televisió Valenciana (RTVV). "La profesionalidad y el sentido común", dijo, son las únicas recetas existentes para acabar con medios de comunicación "absolutamente politizados" como consecuencia de su sumisión a órganos de poder que son una "emanación de los parlamentos" y se convierten, así, "en correa de transmisión" de los deseos de los partidos políticos. ¿Cómo se apuesta por la profesionalidad y el sentido común en las televisiones públicas? Recurriendo al ejemplo europeo, aseguró, cuyo traslado al panorama audiovisual español precisa de iniciativas tan sencillas cómo difíciles de conseguir. De hecho, según de Carreras, sólo "un cambio de mentalidad" de los políticos acabará con el entreguismo de las medios de comunicación institucionales al poder de turno.

En opinión del experto, profesor de derecho de la información en varias universidades catalanas, ese "cambio de mentalidad" se debería traducir en dos novedades: la creación de autoridades audiovisuales y la presencia en éstas de expertos en comunicación tan reputados como independientes y ajenos al poder político.

Lucha por la audiencia

Ello acabaría con los actuales consejos de administración, con competencias limitadas y copados, en contra lo que aconseja el experto, por representantes de los partidos y no por conocedores del medio. De Carreras es el primero de los 18 sabios que acudirá a las Cortes para sugerir nuevas fórmulas de gestión en RTVV.

En cualquier caso, y de forma implícita, el abogado reconoció las reticencias del poder político a desprenderse del dominio que ejercen en las televisiones públicas. Buen ejemplo de ello es su propia experiencia: la reciente reforma del Consejo Audiovisual catalán se ha saldado con la pérdida de una "oportunidad histórica", ya que su nueva composición sigue controlada por los partidos.

De Carreras también disertó sobre la caducidad de las programaciones de los medios de comunicación públicos. Su organización fue reglada a principios de los 80, cuando el panorama mediático era radicalmente diferente. Entonces, aseguró el experto, se apostó por un modelo, ya obsoleto, que tampoco logró garantizar la apuesta por la calidad que debería primar en este ámbito. La televisión pública no debe pugnar por ser "la primera en audiencia", dijo de Carreras, que justificó esta perversión por los problemas de financiación que padecen los entes públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2000