Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una agencia de detectives dice que nunca ha trabajado para Ullastre

El director de la agencia de detectives Has de Barcelona, David Sanmartín, afirmó ayer que Ramon Ullastre, el presunto cabecilla del secuestro de la farmacéutica de Olot Maria Àngels Feliu, ha mentido a la juez al afirmar que encargó hace 12 años un informe a esta agencia. "Nunca ha sido cliente nuestro y es mentira que nos haya encargado algún trabajo", afirmó Sanmartín.Ullastre declaró el viernes ante la titular del Juzgado número 1 de Olot, Pilar Castillo, que había encargado un trabajo a esta agencia de detectives en la misma época en que Xavier Bassa, uno de los dos primeros procesados por el secuestro junto con Joan Casals, trabajaba en Has. Según Ullastre, el encargo hecho a la agencia por el ex vigilante nunca se llevó a cabo.

La declaración de Ullastre y la aparición de nuevo en el sumario del nombre de la agencia Has se produjo a raíz de la imputación en el caso de un vendedor de raticidas de Vilanova de Sau, G. C. S., que también trabajó en esta agencia de detectives y que afirmó conocer a Ullastre, en cuyo sótano, en el que estuvo secuestrada la farmacéutica, apareció uno de los raticidas.

Sanmartín reiteró que su agencia "jamás" ha trabajado para nadie del quebrado Banco de los Pirineos ni para nadie que les pidiera una investigación sobre esta entidad, de la que fue directivo el padre de Maria Àngels Feliu.

Desde diciembre de 1982 a julio de 1987, Bassa trabajó en Has; Francisco Evangelista, que fue quien inculpó a Bassa, trabajó en la citada agencia en 1981, y de octubre de 1983 a julio de 1985 lo hizo G. C. S., el último involucrado en el caso. Ésta podría ser, según la policía, la conexión que faltaba en el sumario entre Bassa y Casals y el grupo de autores confesos del secuestro de Feliu.

Bassa, que desde que apareció viva Maria Àngels Feliu está en libertad condicional, afirmó ayer: "Habría preferido una condena en su momento a los 10 años que de esta manera me están imponiendo, lo que no me deja ni vivir ni trabajar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2000