El Prendimiento desafió a la lluvia

A las siete de la tarde de ayer, la Alameda Principal de Málaga, que debía ser un hervidero de gente porque es la arteria del recorrido oficial de las cofradías, presentaba un ambiente casi fúnebre: sillas vacías, carritos de chucherías pululando sin niños a los que seducir y tránsito de paraguas dispuestos a desplegarse en cualquier momento. El motivo es que la lluvia disuadió de salir a seis de las siete cofradías del Domingo de Ramos. Sólo la hermandad del Prendimiento, con un recorrido de ocho horas, decidió desafiar al agua. Su salida estaba prevista para las cinco, pero los hermanos pasaron dos horas en deliberaciones hasta que decidieron jugársela. La cofradía de la Salutación, se animó también a asomar a la calle, pero se encaminó a la Catedral y resumió su salida de este año en un solemne Vía Crucis.

El comentario más repetido de la tarde fue: "Han dicho los del tiempo que esta tarde se iba a abrir ya el cielo". Pero de abrirse, nada. Arriba no se veía más que una muralla de nubes.

Si el tiempo lo permite, hoy saldrán a la calle seis cofradías en Málaga. La primera será la de la Crucifixión, una hermandad joven que está desarrollando una importante labor social en su entorno, especialmente con los jóvenes. Le seguirá la de los Gitanos, fundada en el siglo XVII por el gremio de los herreros.

También es el día de la hermandad de la Pasión, que protagoniza una de las salidas más solemnes y espectaculares de la Semana Santa desde la iglesia de Los Mártires. Los Estudiantes inundarán las calles de los sones de su himno, el Gaudeamus igitur, y Jesús Cautivo caminará sobre el mar de gente que su humanidad desata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de abril de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50