Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas aprueba la compra de Mannesmann por la británica Vodafone y despeja la toma de control en Airtel

La Comisión Europea dio ayer luz verde a la operación de concentración notificada por el operador de telefonía británico Vodafone Airtouch por la que adquiere el control del grupo alemán Mannesmann. Bruselas autoriza la fusión tras comprometerse las partes con los servicios de la Competencia a vender su participación en la británica Orange y dar acceso a otros operadores de telefonía móvil a su red paneuropea. El visto bueno de Bruselas acerca el final del conflicto de accionistas en Airtel, donde Vodafone tiene un 21%. La compañía británica ha acordado la compra del 30,45% del Banco Santander Central Hispano (BSCH) en la operadora española a cambio de una participación cercana al 2,7% en su capital. El acuerdo también afecta al grupo Xfera, que tiene una licencia de móvil multimedia (UMTS), ya que en el grupo está Mannesmann y se ha comprometido a vender su participación a Orange.

El comisario europeo de la Competencia, Mario Monti, considera que esta solución es adecuada y permitirá resolver los problemas que planteaba la fusión "en cuanto a daños a la competencia y a los solapamientos en las comunicaciones móviles internacionales que planteaba en el Reino Unido y Bélgica". "Había que evitar una posición dominante que suprimiría la competencia en los mercados que están surgiendo de servicios de telecomunicaciones paneuropeos", dijo. Monti confía en que Orange, una vez separada de Vodafone, pueda constituir una empresa viable, "es un buen operador con una marca fuerte". "Las promesas permitirán a la nueva entidad abandonar la compañía dejando su propiedad en manos de los actuales accionistas o vendiéndolo a otra compañía. En ambos casos, estoy convencido de que las condiciones de competencia en el Reino Unido y Bélgica volverán a reestablecerse", declaró Monti en rueda de prensa.

Bruselas considera que la operación "puede ser claramente beneficiosa para los clientes, al proporcionar unos servicios móviles paneuropeos". El grupo, que se llamará Vodafone Airtouch, cuenta con 50 millones de clientes. La fusión está valorada en 180.000 millones de euros (29,9 billones de pesetas) y se considera la mayor operación de la historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de abril de 2000