_
_
_
_
_

Dirigentes socialistas apuestan por crear la figura del 'número dos' en el próximo Gobierno de Chaves

Lourdes Lucio

Manuel Chaves va a empezar a recibir en los próximos días discretos mensajes de los dirigentes socialistas acerca de cómo debe ser el próximo Gobierno andaluz, una competencia que ejerce con el máximo celo y hermetismo el presidente de la Junta en funciones, y sobre la que suele afirmar: "Los gobiernos sólo los consulto con la almohada". Sin embargo y pese a que aún es muy pronto para hablar de nombres, hay dos ideas en las que los dirigentes consultados coinciden. La primera es que el Gobierno debe estar integrado por buenos gestores con un claro perfil político, y la segunda, que debe haber un número dos claro en el Ejecutivo que haga las veces de vicepresidente, dado las dificultades que vaticinan para esta legislatura. Chaves, al menos durante un tiempo, va a liderar la transición en el PSOE y será pieza clave de lo que ocurra en esa formación.Estos argumentos circulan con fuerza en el partido socialista, aun cuando todas las fuentes consultadas reconocen que no han cruzado ni una palabra de este tema con la única persona que tiene en su mano la decisión.

La figura de un número dos en el Ejecutivo, con mayores competencias que las que tiene ahora asignadas la Consejería de la Presidencia, es una opinión muy extendida, aunque no hay coincidencia en cuanto a si es necesario revestir ese cargo con la creación de una vicepresidencia o dotar a este departamento de mayor poder político. Esa opción nunca ha figurado en los ejecutivos nombrados por Manuel Chaves y los dirigentes contrarios a esta nueva figura advierten de que una vicepresidencia abriría expectativas de sucesión, proceso que, al día de hoy, se ve lejano.

En cualquier caso, la fórmula de un número dos requerirá, según advierte la mayoría de las fuentes consultadas, un acuerdo entre los principales dirigentes de este partido para que nadie interprete el nombramiento como una pérdida de sus posiciones internas, sino como una necesidad ante una legislatura que todos afirman será muy complicada para el PSOE y en la que se juegan el seguir gobernando la comunidad en un futuro. En ese restringido grupo están los cinco hombres en los que se ha apoyado Chaves en la pasada legislatura: Luis Pizarro (Cádiz), Gaspar Zarrías (Jaén), José Caballos (Sevilla), Javier Torres Vela (Granada) y José Asenjo (Málaga).

Interrogantes

También hay coincidencia en el PSOE en que "esta vez", Chaves tiene que hacer un buen Gobierno. En el comité director celebrado la semana pasada, el propio líder socialista aseguró que quería consejeros que se dediquen de lleno a gestionar sus presupuestos y que no se agazapen en la vistosa política de confrontación con el Gobierno central. Sus palabras en ese foro fueron interpretadas como anuncios de numerosos cambios al frente de las consejerías. Sólo los nombres de Gaspar Zarrías y Magdalena Álvarez, responsables de Presidencia y Economía y Hacienda, se dan como seguros, mientras que hay un grupo que tiene por cabeza una interrogante y otro, la hoja de agradecimiento por los servicios prestados.

Según fuentes socialistas, Chaves ha asegurado que en esta ocasión no se va a guiar por el peso territorial de las agrupaciones para formar Gobierno, si bien la última vez ocurrió igual y salvo los malagueños, que se lo creyeron a pie juntillas, el resto de las agrupaciones intentó influir en su decisión. Chaves además debe encajar en estos perfiles su compromiso de que la mitad del Gobierno socialistas estará integrado por mujeres, cuyo número dependerá de si hay un acuerdo de coalición con los andalucistas. Esta duda la deberá despejar antes de su investidura, la última semana de abril.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_