Dos ingleses mueren en Turquía en una pelea entre hinchas

Dos aficionados del Leeds fallecieron anoche en Estambul tras unos violentos enfrentamientos entre seguidores del club británico y del Galatasaray turco en la víspera del partido de ida de la semifinal de la Copa de la UEFA que hoy deberían jugar ambos equipos. Seis personas más resultaron heridas. Tres de ellas están en cuidados intensivos. Un portavoz del Leeds anunció la posible suspensión del partido.

Los fallecidos son Christopher Loftus y Kevin Speight. El primero murió acuchillado en medio de violentos enfrentamientos. Según las primeras informaciones, la chispa que desencadenó todos los incidentes fue una discusión entre un aficionado británico y un taxista local en una céntrica plaza de la ciudad. El incidente desembocó en una virulenta pelea en la que se vieron envueltos una veintena de seguidores del Leeds. Uno de ellos, identificado como Christopher Loftus, falleció tras recibir varias cuchilladas que le alcanzaron el corazón.Otros cinco aficionados del Leeds -uno de ellos hermano de Loftus-, así como un seguidor turco, resultaron heridos en la misma pelea. Tres de los hinchas británicos se encuentran ingresados con graves lesiones en la unidad de cuidados intensivos del hospital Taksim de Estambul, donde uno de ellos estaba siendo operado en la madrugada de hoy.

David Morton, portavoz del consulado británico en Estambul, confirmó anoche las dos muertes, pero no pudo facilitar más datos. "El vicecónsul está en el hospital con los heridos y está intentando recabar más datos sobre lo que realmente ocurrió. Por ahora creemos que se vieron envueltos en alguna pelea callejera", informó David Morton.

Leeds y Galatasaray deberían jugar esta noche el partido de ida de una de las semifinales de la Copa de la UEFA. Tras los graves indicentes de anoche, lo más probable es que el encuentro sea suspendido. Así lo indicó el presidente del Leeds United, Peter Ridsdale. "Este incidente ha abierto un enorme interrogante sobre este partido. Estamos hablando con la UEFA antes de decidir lo que hacemos", señaló Ridsdale, que lamentó el luctuoso suceso.

"Es un día negro en la historia del club. Una tragedia que me acompañará siempre. Un minuto antes estaba hablando con la directiva del Galatasaray para promover el hermanamiento de ambas aficiones y justo entonces me llega la llamada anunciándome una muerte... Era algo que ninguno de nosotros podía esperar", esplicó Ridsdale.

Mil aficionados del club británico habían viajado a Estambul para ver el encuentro en directo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS