Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubí ofrece a Hacienda hipotecar los terrenos del Calderón por 800 millones

El administrador judicial del Atlético de Madrid, Luis Manuel Rubí, ha ofrecido a la Agencia Tributaria hipotecar los terrenos sobre los que se asienta el estadio Vicente Calderón para regularizar una deuda fiscal del Atlético de Madrid de alrededor de 1.300 millones de pesetas, de los que ya habría pagado 500, según fuentes jurídicas. Rubí ofreció los terrenos del estadio al negarle el juez Manuel García-Castellón la posibilidad de hipotecar los terrenos colindantes, sujetos a un convenio urbanístico con el Ayuntamiento. El administrador judicial espera la respuesta de Hacienda.

El administrador judicial del Atlético, Luis Manuel Rubí, ha ofrecido a Hacienda hipotecar los terrenos sobre los que se levanta el Calderón para conseguir el aplazamiento de una deuda tributaria del club por importe de 637 millones de pesetas. Hacienda ha aceptado la propuesta de Rubí, quien, sin embargo, aún no ha pedido la autorización al juez, según fuentes cercanas al propio administrador.Fuentes jurídicas personadas en el caso Atlético indicaron que Rubí se habría encontrado una deuda fiscal cercana a los 1.300 millones de pesetas, que decidió liquidar de inmediato. El administrador judicial ordenó el pago de más de 500 millones de pesetas, y el pasado 14 de febrero pidió a Hacienda un aplazamiento sobre el resto, 637 millones, con dispensa de garantía. La Agencia Tributaria respondió que no concedía esa dispensa ya que todo deudor tributario tiene que garantizar la deuda.

El pasado 14 de marzo, el administrador judicial ofreció, en nombre del Atlético y como garantía del aplazamiento, constituir "hipoteca unilateral a favor del Estado español sobre la finca registral número 21.152, inscrita en el Registro de la Propiedad número 4 de Madrid [...] Sobre dicha finca se encuentra construido el estadio Vicente Calderón". En el escrito dirigido a la Agencia Tributaria, el administrador precisaba que "para el supuesto de que la garantía ofrecida fuese aceptada, deberá solicitarse por nuestra parte autorización a dicho órgano judicial para la constitución de la garantía ofrecida".

Dos días después, el pasado 16 de marzo, la Agencia Tributaria respondió aceptando la hipoteca de la finca como garantía del pago de 810.680.000 pesetas que constituyen el total de la deuda: 637 millones de principal, a lo que hay que sumar los intereses de demora más el 25% de ambas partidas. El total se saldaría en cinco plazos cuyo vencimiento último tendría fecha del 20 de junio.

El acuerdo quedaría condicionado a la constitución de una hipoteca inmobiliaria y una hipoteca unilateral a favor del Estado sobre los terrenos del Calderón.

Fuentes próximas a la administración judicial señalaron que Rubí todavía no ha pedido al juez autorización para constituir la hipoteca sobre los terrenos del Calderón. El ofrecimiento de estos terrenos se hizo una semana después de que García- Castellón no autorizase al administrador a hipotecar los terrenos adyacentes situados en el fondo norte del estadio. El juez rechazó entonces la propuesta del administrador porque éste no acreditó la necesidad de la hipoteca mediante "una explicación suficientemente amplia y razonada como para formarse criterio suficiente al respecto".

Por otra parte, fuentes de la Audiencia Nacional indicaron que Rubí ha anunciado al juzgado central de instrucción número 6 que presentará su informe de gestión el próximo día 31, sobre las 14.30 horas. La decisión de la Audiencia Nacional sobre la medida adoptada por el juez no se conocerá hasta después. El tribunal que vio el recurso de queja de la defensa de Jesús Gil ha acordado darse un plazo de quince días para dictar su resolución.

Sobre la eventual continuidad de Rubí al frente del Atlético, fuentes jurídicas indicaron que el auto del juez García-Castellón ordenaba al administrador rendir cuentas antes del 31 de marzo sobre la "situación y viabilidad de la empresa", pero no condicionaba su continuidad a esa fecha. Según las citadas fuentes, parece que Rubí seguirá el 1 de abril al frente del Atlético y el juez García-Castellón no adoptará ninguna decisión respecto a él hasta conocer el pronunciamiento de la Sala de lo Penal sobre la administración judicial del club.

De otro lado, la defensa de Jesús Gil ha solicitado a García-Castellón que imponga una fianza a Rubí, para garantizar que su gestión al frente el club sea adecuada. La familia Gil entiende que los 20.000 millones que vale el club, según las informaciones publicadas últimamente, son inferiores a lo calculado por ellos antes de la intervención, por lo que convendría que Rubí prestara una fianza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de marzo de 2000

Más información

  • El administrador judicial dice que necesita el dinero para liquidar una deuda fiscal de 1.300 millones