Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

José Montero Alonso, periodista

José Montero Alonso falleció el domingo en Madrid, un día antes de cumplir 96 años. Periodista y escritor, era poseedor de numerosos premios literarios y periodísticos, justa recompensa a una dilatada vida dedicada a las letras.De los casi 96 años de vida de la que disfrutó, 80 los dedicó al periodismo. Quienes trabajaron cerca de él le recuerdan como un intrépido reportero, para quien el trabajo de calle era su mejor puesto en la redacción. Pero no sólo la inmediatez de la noticia le cautivó, también supo ejercer la profesión de una manera más reflexiva gracias a su doble vertiente de catedrático de instituto de lengua y literatura, que le permitió estar cerca de Valle-Inclán, Pérez Galdos, los hermanos Machado y García Lorca, entre otros, y recoger sus pensamientos. Algunos de ellos fueron personajes de su obra Madrid en la vida de..., con la que Montero obtuvo el premio de ensayo Ortega y Gasset, último galardón que logró en su vida y del que hablaba con especial cariño.

Pero los reconocimientos de Montero fueron muchos más. En 1928 recibió el Premio Nacional de Literatura por su ensayo Antología de poetas y prosistas españoles, al que siguieron en 1949 el Premio Nacional de Periodismo, de nuevo el Nacional de Literatura por Ventura de la Vega, el Luca de Tena del diario Abc en 1951 y el Premio Nacional de Periodismo José Antonio Primo de Rivera, en 1953.

Licenciado en Filosofía y Letras por la antigua Universidad de San Bernardo, de Madrid, entre 1931 y 1932 fue director de La Hoja del Lunes, y de 1939 a 1971, redactor del diario Madrid; en 1973 tomó la dirección de la publicación Sur, de Madrid, y en 1980, de la revista Semana. Su obra literaria es extensa. Entre ella, la novela corta Aventura, los ensayos Canciones de una guerra, Santa Casilda, Goya, Guía de Santander, Vida apasionada de Ataúlfo Argenta e Historia del Casino de Madrid y su época.

Quienes siguieron de cerca su trayectoria profesional nunca pudieron entender cómo de aquel cuerpo menudo podía salir tanta fuerza, tanta energía. Su familia asegura que eran sus ganas de vivir, de seguir aprendiendo, lo que mantenía intacta su ilusión. José Montero disfrutaba orgulloso de su condición de propietario del carné número 1 de la Asociación de la Prensa de Madrid. Cada mañana leía todos los periódicos que caían en sus manos y se interesaba por la evolución de los medios de comunicación, hasta tal punto que mostró su interés por la incidencia que Internet está teniendo en el mundo de la comunicación.

En enero de 1993, Montero fue galardonando con el premio Rodríguez Santamaria, de la Asocación de la Prensa de Madrid, como reconocimiento a su labor periodística, y en 1994, esta misma asociación le entregó la primera placa de plata de esta entidad. Santaderino de nacimiento, siempre mostró su cariño por Madrid y la ciudad se lo agradeció designándole hijo adoptivo.

El domingo, José Montero se despidió, pero antes aún tuvo tiempo de recitar, como a él le gustaba, algunos versos. Para la ocasión escogió unas estrofas del Tenorio.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de marzo de 2000