_
_
_
_
_

Tele 5 acapara la segunda edición de los premios de la Academia de la Televisión

Los profesionales de la pequeña pantalla vivieron ayer una noche de fiesta con la entrega de los premios de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión de España. Tele 5 fue la gran vencedora de la noche, con ocho premios de las 19 categorías en liza. TVE también obtuvo ocho galardones, aunque repartidos entre La Primera y La 2. La gala, retransmitida en directo por Antena 3 y presentada por la polifacética Concha Velasco, estuvo repleta de referencias irónicas a Telefónica. La ceremonia fue amenizada, entre otros artistas, por Ketama y Mónica Naranjo.

Más información
FOTO SIN TITULO

Encerrado en una cabina roja, recordando irónicamente su premiada producción televisiva con angustias telefónicas, Antonio Mercero, presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión de España, abrió en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid la segunda edición de los premios de este colectivo, que se entregaron en una extensa gala emitida en directo por Antena 3, la cadena que gestiona Telefónica. "Estamos en campaña electoral", dijo Mercero, quien salió de la cabina con las magias de Ala...Dina Paz Padilla. El presidente de la ATV invocó el pluralismo de los 500 profesionales que la componen y afirmó que, tras un año "de tormentas y crisis", el 28 de marzo próximo elegirán una nueva junta directiva. Pero con los asuntos corporativos de fondo, los académicos se lanzaron a su fiesta, dirigida por Jesús Hermida, director adjunto de Antena 3 y fundador de la Academia.

"Esta noche vamos a hablar bien de la tele", anunció la actriz Concha Velasco, quien se marcó un baile en plan Hollywood cantando "Aquí vale todo con tal de arañar cuota de pantalla para arañar un punto a tu rival" al son de That's entertainment. Y así dio paso a la entrega de unos galardones equiparables a los Goya del cine español.

La marca 'Prats'

Aunque luego no abundó en galardones, el primer premio de la noche se lo llevó un profesional de Antena 3, Matías Prats, de manos de Ramón García y Patxi Alonso. El presentador del informativo de esta cadena hizo una dedicatoria, dado el día del padre, "al propietario de la patente de marca de Matías", y también dedicó piropos a sus compañeras de pantalla.

Florentino Fernández (candidato a premio, que no logró, por El informal) dialogó con los guiñoles de Lo + Plus, con un combativo Clemente y un discursivo Valdano, antes de entregar el premio en la categoría deportiva, que recayó en la cobertura hecha por TVE-1 y La 2 de los Campeonatos de Atletismo de Sevilla.

Ketama puso el primer contrapunto musical de la noche, al hilo del optimismo reinante: "Estamos tan a gustito...". A continuación apareció Paz Padilla, bromeando con el asunto de los sobres lacrados y la confidencialidad de los ganadores, así como con sus tropezones verbales: "Soy la Carmen Sevilla del 2000", dijo antes de entregar el primero de la media docena de galardones que obtuvo Tele 5: premio a la mejor producción ejecutiva para los responsables de la serie Periodistas. Lo recogió Álex Pina en nombre de Daniel Écija.

Tras unas rancheras cantadas por Bertín Osborne y una nostálgica dedicatoria de Jesús Hermida a Félix Rodríguez de la Fuente, los presentadores Nuria Roca y Ernesto Sáenz de Buruaga, entregaron el premio al mejor comunicador de entretenimiento. A falta de la presencia de Javier Sardá, Boris Izaguirre, un imprescindible de Crónicas marcianas salió rumboso y besó a Buruaga. Izaguirre (que luego daría un premio al mejor guionista) vivió un "momento Boris". Más tarde viviría otro momento glamouroso al presentar la actuación de Mónica Naranjo, enfundada en un traje negro y en actitud felina.

Tele 5 consiguió dos premios más seguidos, al Club Disney como mejor programa infantil, y al protagonista de la serie El comisario. Un entusiasmado Tito Valverde bromeó con su papel de policía: "No se han atrevido a no dármelo". La serie se llevó también el galardón al mejor programa de ficción.

La buena racha de Tele 5 siguió con el premio (el segundo que le da la ATV) para los reporteros de Caiga quien caiga, entregado por un Josema Yuste cantor de boleros. Y otro premio más fue para la telecomedia Siete vidas, que no pudo recoger Amparo Baró, elegida mejor actriz, pero la entrega la hizo su hijo de ficción, Javier Cámara.

Canal +, que aspiraba a siete galardones (entre ellos fotografía, realización, música, diseño...) logró el premio al mejor diseño visual por sus autopromociones. José Miguel Jáuregui dedicó el premio "al grupo de personas que nos siguen, un millón ochocientos mil abonados" y destacó el esfuerzo a lo largo de diez años de un equipo que ha hecho posible "comunicar información de una forma viva y directa".

La realizadora y escritora Josefina Molina, otra ausente de esta noche de fiesta de la ATV, fue galardonada con el premio al mejor guión por la serie de TVE-1 Ésta es mi tierra. Precisamente la mayoría de los premios obtenidos por la cadena estatal fueron a través de sus documentales. Uno de sus programas más emblemáticos, Al filo de lo imposible, se alzó con dos galardones.

Y a la sensibilidad de las cadenas por la apuesta de programas arriesgados "y no convencionales" apeló Javier Díez Moro, el director de Páginas ocultas de la historia, una curiosa serie de TVE.

Escasez de autonómicas

Entre la escasez de premios de la Academia de Televisión para las cadenas autonómicas, Telemadrid salió bien parada, con la distinción de mejor espacio informativo a su programa Madrid directo, dirigido por Luz Aldama.

Andreu Buenafuente sacó el humor que acostumbra a usar en Malats de tele para lanzar una nueva ironía sobre Telefónica. "Ha comprado el aire", dijo, antes de entregar el premio al mejor realizador a Jaime Garrido, por los Campeonatos del Mundo de Atletismo transmitidos por TVE, que lograron así su segundo galardón de la noche.

El periodista José Casas Acevedo, considerado padre de los telediarios, fue el galardonado con el Premio Toda Una Vida, con el que la ATV reconoce la trayectoria profesional de periodistas televisivos. Un emocionado Miguel de la Quadra Salcedo leyó una introducción al premio, que entregó Mercero, dándole gracias "por enseñar libertad y tolerancia y dar oportunidades a varias generaciones de periodistas televisivos".

Como punto final, Concha Velasco destacó de nuevo su amor por la televisión en directo, y volvió a la escena inicial: en la cabina.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_