Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anelka no puede entrenarse tras encontrar cerrado el vestuario de la Ciudad Deportiva

Anelka no se entrenó ayer. El francés acudió por segundo día consecutivo a la Ciudad Deportiva para ejercitarse en solitario, pero no pudo hacerlo. El vestuario estaba cerrado y ningún técnico estaba allí para dirigir la sesión. "Anelka no pudo entrenarse porque no avisó al club previamente", explicó el presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz. A pesar de que el lunes el club le suspendió por 45 días de empleo y sueldo, el jugador volvió a criticar duramente al Madrid. "Se me ha tratado como a un perro", asegura en una entrevista publicada ayer por France Football.

El pulso que mantienen el Madrid y Nicolás Anelka aumenta de intensidad. El jugador apareció ayer por la tarde por la Ciudad Deportiva para intentar entrenarse en solitario por segundo día consecutivo, pero tuvo que volverse a su casa sin poder hacerlo. No le esperaba ningún técnico del club para dirigir sus ejercicios, y ni siquiera pudo entrar a los vestuarios, que estaban cerrados a cal y canto.El presidente del Real Madrid quiso salir anoche al paso de cualquier nueva polémica con el jugador y aseguró que Anelka puede ir a entrenarse a la Ciudad Deportiva siempre que él quiera, pero que ayer no pudo hacerlo "porque no avisó al club previamente". Horas antes, José Martínez Pirri, director técnico del club, advertía al jugador que si quiere entrenarse en la Ciudad Deportiva antes deberá pedirle permiso a él o a Vicente del Bosque. "Anelka está apartado del equipo durante 45 días. Mientras dure la sanción, lo que el jugador haga por su cuenta es cosa suya, pero si quiere ir a la Ciudad Deportiva antes nos tendrá que avisar a Vicente del Bosque o a mí", explicó.

Pirri, como luego hizo Sanz, desveló que el club no esperaba el francés fuese ayer a entrenarse. "No vamos a estar las 24 horas del día pendientes de si Anelka decide ir o no a entrenar", subrayó. "Hoy [por ayer] no tenía que hacerlo. Nadie le había citado".

El vicepresidente del Real Madrid, Juan Onieva, adelantando el seguro visto bueno del cuerpo técnico a la vuelta del delantero francés a la Ciudad Deportiva. "A Anelka le puede interesar entrenarse y, si él lo solicita, en el club no va a haber ningún problema previa consulta con el cuerpo técnico", dijo Onieva.

El jugador, sin embargo, no ha hecho más gestos de acercamiento al club que su presencia el lunes en la Ciudad Deportiva, en respuesta a la citación que le cursó por carta Vicente del Bosque, y ayer reforzó su críticas al club en una entrevista publicada por France Football. "En el Madrid se me ha tratado como un perro", asegura Anelka, quien carga con extraordinaria dureza contra la directiva y sus compañeros en el vestuario. A Lorenzo Sanz le reprocha que le haya "faltado el respeto" y a los jugadores que le estén "boicoteando", sus argumentos más frecuentes de las últimas semanas.

Dentro de la plantilla, Hierro recibe las mayores críticas de Anelka, que desvela algunos detalles de la discusión que ambos mantuvieron en Múnich tras caer frente al Bayern por 4-1. "En el vestuario, Hierro, no exento de reproche alguno por los goles encajados, tuvo el morro de asegurarme que no había corrido lo suficiente. Como si la culpa de los cuatro goles hubiese sido mía", se queja. "Estoy sólo contra el resto del equipo", protesta Anelka, quien sólo se siente arropado tan sólo por el resto de jugadores de color. "Por ellos [Karem-beu, Geremi, Roberto Carlos y Eto'o] sé que el resto habla a mis espaldas. Me torpedean cuando me doy la vuelta. Me han tomado por un bufón, pero no saben quién soy", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de marzo de 2000

Más información

  • Lorenzo Sanz asegura que el jugador "no avisó al club previamente" y que por eso se quedó sin ejercitarse