Reproches por la baja participación

Manuel Chaves compareció pasadas la una de la mañana de hoy ante lo medios de comunicación para resaltar la victoria del PSOE por sexta vez consecutiva en Andalucía. Con rostro cansado, el presidente en funciones de la Junta se felicitó por los resultados obtenidos, "sobre todo", dijo, por haber tenido que afrontar el "acoso permante y la inhibición del Gobierno de la nación" en estos cuatro años.Chaves, al igual que su secretario de Organización, Luis Pizarro, calificó de "lamentable" el que desde el Ejecutivo central no se haya hecho campaña para motivar al electorado a participar. "Nunca desde 1977 un Gobierno no había hecho una campaña institucional para llamar a las urnas". A esta actitud, atribuyó el secretario general de los socialistas andaluces el que su partido no hubiera obtenido la mayoría absoluta, objetivo que, enfatizó, no se había marcado. Chaves dejó claro anoche que buscará un acuerdo estable de gobierno para los próximos cuatro años y aunque se decantó por el Partido Andalucista no cerró ninguna puerta. La ejecutiva regional socialista se reunirá el próximo martes, pero la política de alianzas, como siempre la decidirá el comité director del PSOE, el máximo órgano entre congresos.

No obstante, el líder socialista madó un claro aviso a Izquierda Unida y pidió al PA que arreglara su casa antes de iniciar cualquier negociación: "Buscaremos el tipo de pacto que más convenga a los andaluces, sin olvidar que el PSOE, con sus políticas, es el partido de referencia de la izquierda en Andalucía. Espero que nadie lo olvide". Hacia IU también envió el siguiente mensaje: "Espero que Izquierda Unida aprenda la lección, una lección que no ha aprendido en toda la campaña".

A sus antiguos coaligados nacionalistas les dirigió las siguientes palabras: "Con el PA firmé un contrato de cuatro años que ya acabó. Ahora se puede iniciar uno nuevo", aunque antes de entablar conversaciones, Chaves pidió que "resuelvan sus problemas internos".

Chaves tuvo palabras de apoyo hacia Joaquín Almunia, con el que habló por teléfono después de presentar su dimisión irrevocable. "Presentar la dimisión cuando se pierden una elecciones marca impronta. Los que pierden elecciones deberían hacer lo mismo", dijo. Preguntado sobre si continuará con la política de confrontación con el Gobierno central, el presidente en funciones fue prudente, pero se mostró pesimista: "Si sin mayoría absoluta han hecho lo que han hecho...". Y añadió: "No me voy a dejar arredrar. Represento a una región con siete millones doscientos mil habitantes".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS