Herido de bala un niño en Gijón al ser tiroteada una caravana de feria

Un niño de ocho años, Ángel G., resultó herido de bala anteanoche en el muslo izquierdo tras el tiroteo del que fue objeto la caravana en la que permanecía con sus padres y otros tres hermanos, integrantes de una familia de feriantes. El agresor, al que la policía espera identificar en las próximas horas, podría ser un conocido de la familia del pequeño, único herido en la refriega. Según la hipótesis más probable que manejan los investigadores, el sospechoso abrió fuego sobre el remolque, en cuyo interior permanecía el niño herido y su madre, tras haber mantenido una fuerte discusión con miembros de la familia.El suceso se produjo sobre las diez y cuarto de la noche del martes en una finca propiedad de la familia, situada en la Campa de Torres, un paraje a las afueras de Gijón y cercano a un campo de tiro.

El agresor realizó, desde la entrada de la finca, a una distancia de 16 metros de su objetivo, un total de once disparos, supuestamente con una pistola del calibre 9 milímetros parabellum, que impactaron en el coche y la caravana en la que se aloja la familia.

El turismo, que fue luego utilizado por los padres para trasladar al pequeño hasta el hospital, presentaba cuatro de los impactos, los mismos que la caravana. Fuentes policiales indicaron ayer que la familia atacada, que carece de antecedentes penales, no repelió la agresión.

El menor llegó al Hospital de Jove, de Gijón, pasadas las once de la noche de anteayer, donde se le apreció una herida leve de bala en el muslo izquierdo, con orificios de entrada y salida. Los responsables de este centro sanitario decidieron evacuar al herido al Hospital de Cabueñes, del Insalud, en cuyo servicio de traumatología infantil continuaba ayer ingresado el pequeño, aunque su vida no corre peligro.

El Cuerpo Nacional de Policía cree que una disputa entre feriantes por causas familiares fue el desencadenante del tiroteo, aunque no se ha confirmado si el autor de los disparos es pariente de la víctima. Las gestiones para identificar al agresor están muy avanzadas, señaló ayer un portavoz policial.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS