Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pide en las dos Juntas la gratuidad de la autopista A-8

El PP ha planteado sendas iniciativas en las Juntas Generales de Vizcaya y Guipúzcoa para que la A-8 sea gratuita desde 2003, año en que termina la concesión y su titularidad será asumida por las instituciones vascas. Este partido considera que los ciudadanos ya han amortizado el coste de la autopista y que los gastos de mantenimiento son asumibles por las diputaciones."Es la única infraestructura viaria válida y eficaz con que cuenta Vizcaya, por lo que no puede mantenerse el peaje ni un día más del que haya sido establecido en el acuerdo con la empresa privada que actualmente la gestiona. Los ciudadanos hemos pagado con creces esta infraestructura", justificó el parlamentario vasco del PP Gonzalo Machín.

El representante popular dijo que, con la gratuidad, el mantenimiento de la autopista se podría asumir con los "más de 2.000 millones" que dedican ahora las diputaciones al peaje reducido -supone descuentos de hasta un 33% a los usuarios habituales- y que el impacto de la circulación "sería mínimo". Machín rechazó la necesidad de habilitar un tercer carril, como defienden los diputados generales de Vizcaya y Guipúzcoa, y pidió una implicación del Gobierno vasco.

Mantenimiento

Estos planteamientos chocan con la idea de ambas diputaciones, que defienden un peaje que sería inferior al actual entre un 50 y un 70% y justifican su continuidad por los 3.000 millones de gastos de mantenimiento anuales así como las obras de terceros carriles, que sólo en Guipúzcoa están presupuestadas en 30.000 millones. Incluso la Diputación vizcaína ya ha diseñado un plan financiero que prevé la utilización de la mitad de los ingresos por peaje hasta 2016 para financiar los 28.000 millones de la construcción de una veintena de carreteras nuevas en el territorio.

Machín dijo que este planteamiento es erróneo: "La cuestión es si hay que hacer un tercer carril y entonces debe haber peaje. ¿No es una carretera de interés general? Tendrá que implicarse también el Gobierno vasco, que está dilapidando el dinero. Lo que hay que hacer es optimizar el gasto. No tiene sentido mantener un peaje cuando está pagado y el mantenimiento se puede asumir por las diputaciones".

Los representantes populares negaron que esta petición de gratuidad sea contradictoria con la prórroga de la concesión de la otra autopista vasca, la A-68, acordada por el Gobierno central. "Es un acuerdo que debemos mejorar, pero se trataba de pagar lo mismo hasta 2011 o empezar ahora a pagar menos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de marzo de 2000