Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Otro Buñuel

JOSÉ MANUEL ALONSO

Unamuno llamaba celebrios (embriagados de cielo) a las personas con cabezas grandes, sólidas, redondeadas, cerebrales, que saben defender lo suyo y negarse a la claudicación. Entre esas personas se citan a tres aragoneses: Goya, Luis Buñuel y quien acompañó a éste en muchos guiones y casi todas sus películas: el poeta, autor de teatro y guionista de cine Julio Alejandro. El Festival de Cine de Huesca de 1989 presentó un libro que recogía parte de la obra de Alejandro y descubría algunas de las muchas vivencias que tuvo con el genial Buñuel, del que se celebra estos días el centenario de su nacimiento y al que queremos recordar de otra manera.

Alejandro dice que Buñuel y él se quisieron entrañablemente, pero fue peleándose mucho y coincidiendo en demasiadas cosas. Alejandro muestra a un Buñuel al que no le gustaba escribir, "aunque sus poemas surrealistas son muy buenos". Vivía repleto de sueños, de imaginación, lo que le permitía estar fuera de donde estaba e ir donde quería. Pese al éxito y al reconocimiento como maestro del cine, ponía a prueba constantemente su capacidad expresiva, la que sabe cómo mostrar lo que sucede en cada escena, por ejemplo, ante la situación de un hombre que desea y la virginidad e inocencia de una mujer indefensa. Y ponía a prueba permanentemente su humildad: "Oye, Julio, ¿no te das cuenta de lo sano que es para el espíritu hacer el ridículo de vez en cuando?"

Alejandro enseña en su obra esa vida de soledad "siempre acompañada o compartida", tan plena y única como la de un marinero en el puente de un barco, sintiendo todo el mar o toda la vida exterior dentro de uno, "como aquel pasaje de La Celestina en el que Calixto y Melibea están en el jardín. Al principio están allí y cuando el amor profundo se establece entre los dos, es el jardín el que está en ellos. Eso pasa con el mar. Estás sólo con el mar y entonces es el mar el que está dentro de ti". Como estaba el cine en Buñuel. El cine y los sueños, con este verso de Julio Alejandro en su recuerdo permanente: "Ayer soñé que soñaba / soñaba que me moría / y la sangre desdecía / el sueño que me mataba". Cumpleaños feliz, don Luis.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS