Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González: "El PP demoniza ahora a Arzalluz, pero gobernó con él"

El ex presidente del Gobierno Felipe González inició ayer la campaña electoral con un mitin el Albacete en el que, tras recordar los recientes asesinatos a manos de ETA del dirigente socialista Fernando Buesa y su escolta, criticó la actitud del PP hacia sus antiguos socios nacionalistas vascos. "Es fácil cargar las culpas al PNV, el demonio es el padre Arzalluz, pero el PP ha gobernado con él hasta el Presupuesto de diciembre. Antes durante y después de la tregua; y antes, durante y después del Pacto de Estella", señaló el ex número uno del PSOE. González agregó que "que el Gobierno del PP nunca agradecerá bastante que del candidato socialista, Joaquín Almunia, sepa atribuir la responsabilidad de estas muertes a los asesinos y no meta en esa responsabilidad al Gobierno". "No quiero que el PP haga de la muerte mercadería electoral. Deben tomar ejemplo de Almunia, que ante el dolor y la pérdida del compañero ha pedido unidad y no ha demonizado a nadie", añadió.

El que fuera secretario general del PSOE agregó que la banda terrorista "ETA está más débil que nunca, pero también más fuerte, porque ha causado una fractura entre los demócratas españoles".

González se refirió también a las polémicas opciones sobre acciones de Telefónica para decir que "76.000 millones pueden equivaler a muchos Roldanes juntos, porque los que antes denunciaban la cultura del pelotazo ahora se están enriqueciendo con una mano por el cielo y otra por el suelo".

Finalmente, el ex presidente del Gobierno afirmó que aunque el PP ganó legítimamente las elecciones -"porque nos comieron la moral"- "no tiene entidad ni consistencia el señor Aznar para representar a España". Y añadió: "Conozco a mucha gente de derechas que no se siente representada por Aznar aunque le voten y sí se sentían representados por mí cuando viajaba al extranjero, aunque no me votaran".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2000