Las cooperativas piden fondos del Objetivo 1 para reformar el campo

El presidente de la Unión de Cooperativas Agrarias de Valencia (Uteco-Valencia), Enrique Blasco, pidió ayer a la Generalitat que dedique parte de los fondos que se van a recibir a través del Plan de Desarrollo Regional (PDR) a una reforma del campo valenciano. "No estamos en contra de que se construyan proyectos como Terra Mítica, el AVE o autovías, pero esperamos que la Consellería de Agricultura destine fondos suficientes para darle un giro de 90 grados al campo valenciano", dijo Blasco.

El presidente de Uteco reclamó el apoyo del Consell para una agricultura "que atraviesa una crisis muy diferente a las que se han vivido hasta ahora". Según Blasco, "A pesar de que España forma parte de la Unión Europea desde hace años, aún falta mucho para alcanzar la preferencia comunitaria que se nos prometía en los años previos a la incorporación". El presidente de las cooperativas agrarias insistió en los problemas que afectan a las producciones mediterráneas, y que según el dirigente agrario se agravaron con la reforma de la OCM de Frutas y Hortalizas. "Las ayudas que reciben los productos mediterráneos son infinitamente menores que las que perciben los continentales", señaló Blasco, que reclamó una nueva reforma de la normativa europea que sirve de base para las ayudas al campo.Blasco apuntó que esta circunstancia añade incertidumbre a la agricultura valenciana. "Hemos pasado de ser muy competitivos a ser los últimos de la cola", dijo Blasco, que reclamó importantes reformas en la estructura productiva del campo valenciano. "Tenemos que darle una vuelta de 90 grados a la situación actual", manifestó el presidente de Uteco.

Fue en este marco en el que Blasco reclamó del Gobierno valenciano una actuación decidida que vaya acompañada de una inyección económica que haga posible ese giro. "Vamos a recibir entre dos y tres billones de pesetas de los Planes de Desarrollo Regional por el hecho de ser una región Objetivo 1 de la UE. Los agricultores estamos de acuerdo en que se construyan proyectos como Terra Mítica, el AVE Madrid-Valencia, autovías, puertos o aeropuertos, pero es necesario que se destinen ayudas para la reforma que necesitamos en el campo valenciano", afirmó Blasco.

El presidente de Uteco insistió en la falta de competitividad que afecta al campo valenciano: "No se trata de calidad, sino de reducir costes de producción". Blasco explicó que en los cítricos se dan casos que ilustran este problema: El kilo de naranjas a 20 pesetas producido en Andalucía es rentable, mientras que en la Comunidad Valenciana no.

Minifundismo

A estas disfunciones contribuye el minifundismo, uno de los problemas más graves del campo valenciano. Blasco valoró positivamente el proyecto de Agricultura de crear una ley que contribuya a paliar este problema, aunque apuntó posibles dificultades en su aplicación. "Quizá será necesario que pasen 10 años para que los agricultores vean imprescindible agrupar la producción", señaló Blasco, que con todo asumió que las cooperativas tienen un importante papel a la hora de hacer entender a los agricultores que la producción en común supondría una reducción de costes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de febrero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50