Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Granada conmemora con un acto la quema de miles de libros musulmanes en 1499

Poco más de 500 años después de que el Cardenal Cisneros, confesor de Isabel la Católica, ordenase quemar en la Plaza de Bib-Rambla todos los ejemplares del Corán y libros en árabe de Granada, la ciudad conmemoró ayer este hecho con una fiesta de homenaje a los libros encabezada por estudiantes de diferentes institutos granadinos. Luis García Montero intervino en el acto con una lectura de poemas mientras comparaba la barbarie inquisitorial con los atentados de ETA."Es muy importante que sigamos defendiéndonos con la palabra, sobre todo viendo cosas como las que pasaron en Granada hace 500 años, o lo que sucede en un pueblo como El Ejido o lo que pasa en una calle de Vitoria", dijo García Montero. "Quiero que esta lectura no sólo sea una reflexión sobre el pasado, sino un homenaje a dos personas que ayer [por el martes] perdieron la vida a causa de la intolerancia", dijo en alusión al atentado de ETA.

El acto de ayer, mediante un pasacalles, evocaba lo sucedido en 1499 con la ciudad dominada ya por los cristianos. El Cardenal Cisneros ordenó requisar todos los libros escritos en árabe que, según unas crónicas, rondaban los cuatro mil y, según otras, eran cientos de miles. Convocó a la ciudad en la Plaza Bib-Rambla, e hizo que se apilaran y se quemaran en público. Muchos musulmanes granadinos, conmocionados, se arrojaron al fuego. La quema de libros dio origen a una revuelta en el Albaicín y a la primera guerra civil de Granada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de febrero de 2000