Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de El Ejido reúne 8.500 firmas contra la instalación de campamentos para inmigrantes

El alcalde de El Ejido, Juan Enciso, del PP, no está dispuesto a que en su municipio se instalen campamentos provisionales para los inmigrantes afectados por los disturbios racistas de la pasada semana. Mientras el material para cuatro campamentos enviado por la Cruz Roja desde Madrid permanece almacenado en Almería, Enciso ha visto reforzada su postura con las firmas de 8.539 vecinos, contrarios a esta medida de emergencia porque, en su criterio, supondría la implantación de guetos en El Ejido. "La población se está negando a ello porque teme que se reproduzca lo de Ceuta y Melilla", declaró el regidor.

Un almacén de la capital almeriense acoge desde ayer 25 tiendas de campaña para cinco personas cada una, decenas de mantas, sacos de dormir, grupos electrógenos y todo el material necesario para montar cuatro campamentos de urgencia destinados a los inmigrantes que lo han perdido todo tras los disturbios racistas de la pasada semana en El Ejido. El material forma parte de una de las medidas incluidas por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en su dispositivo de normalización para El Ejido. Pero el alcalde no da ningún tipo de facilidades. De ahí que ayer mismo el ministro Manuel Pimentel no dudase en defender de nuevo la conveniencia de esos campamentos y en hablar personalmente con Enciso para emplazarle a que "facilite las iniciativas que tiendan a la vuelta a la normalidad".

Sin embargo, el alcalde de El Ejido se ha hecho fuerte tanto con el apoyo de las firmas de 8.539 vecinos que rechazan "la creación de guetos" como con el del PP. El presidente provincial de los populares, Luis Rogelio Rodríguez, confirmaba el respaldo al alcalde: "No queremos que El Ejido se convierta en un nuevo Calamocarro", dijo en referencia al campamento para inmigrantes de Ceuta. Y el portavoz oficial del PP nacional, Rafael Hernando, ratificaba, causando gran enojo en el PSOE e IU, que el problema "no se soluciona con tres tiendas de campaña". "Aquellos que tienen las competencias en Asuntos Sociales y de vivienda, que asuman sus responsabilidades", argumentó.

En este escenario, era el consejero andaluz de Asuntos Sociales, Isaías Pérez-Saldaña, quien ayer pedía al PP que presione a Enciso para que se cumpla el acuerdo para garantizar la vuelta a la normalidad, informa Amaya Iríbar. Aunque la Junta cuenta con seis parcelas en el municipio, no podría hacer llegar hasta ellas los servicios mínimos, como el agua, sin autorización municipal. "Si el alcalde no coopera, difícilmente se resolverá el conflicto", subrayó el consejero, para quien Enciso quiere ser "el héroe" de los ejidenses oponiéndose no sólo al Gobierno socialista de la Junta sino a los ministros del PP. El Ejecutivo andaluz se ha dirigido asimismo al Defensor del Pueblo en funciones, Antonio Rovira, para que interceda ante Enciso. Tanto el PSOE como IU instan a los populares a obligar al alcalde a cumplir ese acuerdo. De otra forma, si hubiera nuevos incidentes racistas, considerarían a José María Aznar su "responsable último".

Los responsables de la Asociación de Empresarios Almerienses (Asempal) se habían apresurado a ofrecer suelo para facilitar la acogida de los inmigrantes que tras los ataques racistas se han quedado sin hogar. Ahora no saben qué hacer. En un comunicado, el presidente de Asempal-Poniente, Serafín Mateo, explica: "El pasado domingo, el delegado del Gobierno en Andalucía [José Torres Hurtado] nos hizo saber la imposibilidad de disponer de terrenos de los ayuntamientos, por lo que me comprometí a ceder unos en el paraje Tierras de Almería en la certeza de que esta actuación contaría, y por supuesto habrá de contar, con el visto bueno del Ayuntamiento de El Ejido".

De momento, los campamentos, sin montar, están retenidos en Almería, y Enciso se ha atrincherado en las firmas de 8.500 vecinos. Enciso, que domina la Corporación con 14 concejales del PP, frente a 10 del PSOE y 1 de IU, obtuvo en las elecciones municipales, en junio del año pasado, 10.178 votos de un censo de 31.623. El PSOE logró 6.885, IU, 982 y el PA, 671.

Quinientas denuncias

Mientras las medidas pactadas el domingo se retrasan -los inmigrantes advirtieron entonces de que en diez días comprombarían su cumplimiento-, las ONG han retomado la labor de asistencia a los damnificados. Desde el pasado día 7, los abogados de SOS Racismo, que ha solicitado la destitución del delegado del Gobierno y la dimisión del ministro del Interior, Jaime Mayor, por la pasividad de la policía durante los ataques xenófobos, han presentado más de 500 denuncias de inmigrantes en los juzgados de El Ejido.

La situación, en todo caso, tiende a normalizarse. Tanto que el primer ministro marroquí, Abderramán Yusufi, agradeció ayer todas las "reacciones positivas y de solidaridad" con sus conciudadanos. El Gobierno marroquí había hecho constar al español su malestar por los sucesos de El Ejido y había advertido de que seguiría día a día la evolución del conflicto.

Pero junto al problema de los campamentos, las ONG denuncian que en la comarca del Poniente se está sustituyendo a los trabadores magrebíes por mano de obra de otras nacionalidades. La Mesa Hortofrutícola, reunida ayer con el consejero de Agricultura, Paulino Plata, los negó, si bien reconoció que hay "cierto flujo de inmigrantes entre Almería y Murcia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 2000

Más información

  • "La población se está negando porque teme que se reproduzca lo de Ceuta y Melilla", dice Enciso