Localizado el 'Zafir' a 400 metros de profundidad en aguas calabresas

Los restos del mercante Zafir, hundido tras chocar con un buque italiano en la madrugada del lunes en aguas de Calabria (sur de Italia) con 10 tripulantes españoles a bordo, están a 400 metros de profundidad, según las autoridades navales italianas. Ello convierte las tareas de recuperación de los cadáveres -no hay esperanzas de hallar supervivientes- en una empresa muy costosa en términos técnicos y económicos.

"Si la juez que lleva el caso [Paola de Franceschi] determina que se intente recuperar el Zafir", explicaba ayer el teniente de navío Vincenzo Scali, comandante de la Oficina Naval de Soverato, "la operación es factible, aunque muy compleja".Esa decisión podría adoptarse hoy mismo. En definitiva, recobrar la nave es fundamental para concretar la causa del choque del Zafir con el carguero Espresso Catania a unas ocho millas de Punta Stilo, en aguas jurisdiccionales de Catanzaro (Calabria), en una noche de buena visibilidad y con condiciones atmosféricas normales.

Hasta el momento, los únicos testigos que han relatado lo ocurrido -el mecánico del Zafir y único superviviente, Óscar del Río, de 23 años, y el comandante del Espresso Catania, Roberto Cardone- han reconocido que no se estaban en cubierta cuando se produjo el impacto. Sin embargo, varios de los 20 tripulantes del buque italiano declararon que fue el de bandera portuguesa el que les embistió con un ángulo de 90 grados, según su abogado, Enzo Matacera. Según esta hipótesis, el cambio de ruta del Zafir fue tan brusco que no dio tiempo al Espresso Catania a evitar la colisión.

Todo lo que se ha podido reconstruir es que el Zafir, casi cuatro veces más pequeño que el Espresso Catania y mucho más lento, navegaba con un rumbo paralelo por el lado interior, es decir el más próximo a la costa, cuando se produjo el accidente. El navío italiano, que desplaza más de 14.000 toneladas de carga, sufrió daños mínimos en su costado derecho.

Mientras tanto, ayer llegaron a Soverato, donde permanecen los tres únicos cadáveres recuperados y el único superviviente, Del Río, el representante legal de la empresa armadora del Zafir, con sede en Panamá, y dos altos funcionarios españoles que se encargarán de sus repatriaciones cuando sean autorizadas por la magistrada.

También ayer, informa Xosé Manuel Pereiro, diez familiares de los náufragos del Zafir viajaron desde Galicia a Italia para estar presentes en su búsqueda. Uno de éstos, Carlos Iñarrea, un pontevedrés de 31 años, estuvo a punto de casarse en el propio barco hace pocos días aprovechando una visita de su novia, según su hermano David.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otra parte el Colegio Oficial de la Marina Mercante emitió ayer una nota en la que considera que las circunstancias del siniestro del Zafir "aparte de no estar claras, parecen muy extrañas" y califica de "llamativa" la falta de información sobre el siniestro. Por ello, reclama como "imprescindible" la intervención urgente del ministro de Asuntos Exteriores para "esclarecer este extraño accidente e informar a los familiares de las víctimas y a la opinión pública".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS