Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES ANDALUZAS 2000

El PP diseña en Sevilla una campaña para Arenas con un despliegue similar al de Aznar y Martínez

La batalla electoral de Sevilla, con Felipe González (PSOE) y Javier Arenas (PP) como cabezas de cartel al Congreso de los Diputados, promete ser intensa y dura. La dirección del PP de Sevilla se está volcando con Arenas, al que se le ha preparado una campaña con un despliegue similar al de José María Aznar y Teófila Martínez, candidatos a las generales y a las autonómicas respectivamente. La presencia de González en la lista del PSOE; la creencia de que puede arañar algún escaño a los socialistas y las dificultades de Arenas para estar presente en Sevilla durante la campaña han hecho que el PP haya diseñado una campaña para su secretario general en la que está echando el resto.

Desde hace varios días, el PP está incluyendo cuñas publicitarias en radios, periódicos y televisiones locales de Sevilla con el fin de explotar la figura del candidato. Además, la imagen de Arenas está instalada en decenas de vallas y cabinas telefónicas, aunque desde el PP de Sevilla no se ha precisado el total de los soportes contratados.Hay tres claves que explican esta decisión, según fuentes del Partido Popular. La primera es que, tras Madrid, la pugna electoral más interesante, por la importancia de los candidatos, se va a librar en Sevilla, con González y Alfonso Guerra, por un lado, y Javier Arenas y Soledad Becerril, por otro.

La segunda es que pese a que Sevilla es una circunscripción en la que el PSOE tiene una solidísima base de votos, el PP considera que tiene opciones de arañar algún escaño al Congreso (en las elecciones de marzo de 1996, los socialistas lograron siete diputados, por cuatro de los populares).

La tercera se basa en las dificultades que va a tener Arenas para hacer campaña en Sevilla, ya que por su cargo de secretario general va a tener que celebrar numerosos actos, en el próximo mes, en las 18 provincias en las que las distancias entre PP y PSOE son más cortas y en las que se puede decidir buena parte del resultado final de las elecciones. De hecho, fuentes del PP subrayan que Arenas está cerrando sus actos en Sevilla con un día de antelación por problemas de agenda. Estas fuentes añaden que difícilmente Arenas acudirá a Sevilla a hacer campaña más de un día por semana.

El PP ha creado en Sevilla tres equipos de campaña a los que se irá incorporando Arenas en función de su disponibilidad. La presidenta provincial, Amalia Gómez, se centrará en los pueblos de la provincia; Soledad Becerril, en la capital, y el número uno al Parlamento andaluz, Antonio Sanz, distribuirá su campaña entre los pueblos y la capital.

En esta campaña, la dirección sevillana ha elaborado incluso un documento, a modo de libro, en el que se relaciona a Javier Arenas con el crecimiento de empleo en la provincia, la subida de las pensiones o las infraestructuras realizadas.

En Andalucía, el Partido Popular sólo ha preparado una campaña equiparable a la de Arenas a José María Aznar y Teófila Martínez, candidatos a las elecciones generales y autonómicas respectivamente. No obstante, desde el PP se subraya que la iniciativa sobre la campaña de Arenas, que se va a mantener de forma intensiva hasta la celebración de las elecciones del 12 de marzo, ha correspondido exclusivamente a la dirección de este partido en Sevilla.

Desde el PP se señala que Javier Arenas es un cabeza de cartel "con identidad propia", por lo que es preciso explotarlo electoralmente, mientras que en el resto de las provincias, donde no hay candidatos de tanto relieve, la campaña va a basarse en torno a la figura de Aznar. Sólo en Málaga, en la que la cabeza de cartel al Congreso es Celia Villalobos, está previsto hacer un esfuerzo similar, según estas fuentes.

El empeño personal de Arenas en esta campaña ha sido otro factor clave. "Javier Arenas se está entregando en cuerpo y alma para que en Andalucía se obtengan unos buenos resultados", afirma un dirigente del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2000

Más información

  • La agenda del secretario general dificulta la programación de sus actos en la provincia