Antonio Ortega propone liberar a los medios de comunicación de la "tiranía" del castellano

La castellanización del acento en los medios de comunicación andaluces crea un "complejo de inferioridad" en el ciudadano, que termina creyendo que "hablar con las eses está ligado a la cultura y la riqueza económica". Ésa fue una de las advertencias que el consejero de Relaciones con el Parlamento de la Junta de Andalucía, Antonio Ortega, lanzó ayer en la inauguración del Simposio sobre habla andaluza y medios de comunicación que se celebra en Granada, Ortega pidió que asignaturas que ahora son optativas relacionadas con Andalucía sean obligatorias.

"A la hora de presentarse a unas oposiciones, por ejemplo", dijo el consejero, "los andaluces están en desventaja con ciudadanos de otras comunidades, a quienes se les prima con puntos el hecho de que hablen catalán, vasco o gallego. El que asignaturas como Historia de Andalucía o Cultura Andaluza se impartan en las universidades hará que también su estudio se prime con puntos".El simposio, que se celebrará hasta el próximo sábado y en el que intervendrán periodistas como Carlos Herrera, Antonio García Berbeito, Julio Marvizón, José Mondéjar o Antonio Rodríguez Almodóvar, pretende ser un análisis sobre el habla andaluza como un hecho diferencial.

Salud mental

"Los profesionales de los medios de comunicación", dijo Ortega, "necesitan que los ayudemos a liberarse de la tiranía de castellanizar su lenguaje. Cuando se reclama la necesidad de hablar andaluz", agregó, " no estamos hablando de una moda sino de salud mental. A través de los medios de comunicación se traslada al pueblo andaluz un complejo de inferioridad, porque parece que sólo son cultos aquellos que hablan un castellano perfecto, con las eses". "Da la sensación", añadió, "de que hablar de esa forma va unido a una posición económica holgada".

El simposio, organizado por la Asociación Pedagógica para la Renovación de la Enseñanza de la Lengua en Andalucía (Aprela), y dirigido por su presidente, Jerónimo de las Heras, pretende investigar, desde la perspectiva sociolingüística, la enseñanza de la lengua en Andalucía y su difusión en los medios de comunicación. "Durante mucho tiempo", dijo De las Heras, "hablar andaluz era sinónimo de hablar mal, y no es cierto. Hablar andaluz es, sencillamente, hablar distinto".

La pretensión de los organizadores es conocer la cultura andaluza a través de su poesía, de los estudios de la literatura popular como el flamenco. El congreso analizará aspectos como el habla andaluza en las tribunas públicas, en la televisión, o las normas sociolingüísticas en la comunidad.

La inauguración del simposio sirvió para que el consejero de Relaciones con el Parlamento desempolvara viejas reivindicaciones largamente perseguidas, como la creación del Instituto Andaluz, y también para que propusiera nuevas ideas, como la introducción en las universidades andaluzas de estudios sobre la modalidad lingüística andaluza. "Del mismo modo", añadió, "hay que adaptar los libros de texto a la realidad de la comunidad".

El encuentro, que se clausurará mañana pretende llamar la atención sobre hechos como la creatividad en el lenguaje que existe en el habla, los diferentes acentos de acuerdo a las diferentes zonas de la comunidad, los rasgos más peculiares del vocabulario o la riqueza de matices que existe. La intención es proponer un cambio en la actitud de profesores o profesionales de los medios de comunicación respecto al habla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de febrero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50