Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las deudas del Logroñés ahuyentan a los compradores

La empresa madrileña Continental Sport, que preside el intermediario futbolístico Fernando Torcal, aseguró ayer que ya no compra el Logroñés, equipo de Segunda División. "Sus números reales no corresponden con los que nos han proporcionado", explicó Torcal. Su socio en la negociación, Jesús López, accionista y antiguo gerente del Logroñés, considera el frenazo como un aplazamiento de la operación. "Los informes jurídicos que recibamos de sus cuentas decidirán", dijo López.Lo que sí dejó claro Jesús López es que mientras no dispongan de esos informes no firmarán el acuerdo de compra al que habían llegado con Carlos Cutillas, un abogado de 45 años, oriundo de La Rioja y propietario en Madrid de importantes empresas inmobiliarias y de inversiones, poseedor del 98% del capital social del Logroñés. La deuda del club se eleva a 1.800 millones y la empresa madrileña Continental Sport estaba dispuesta a asumir 1.100 de la misma y abonar otros 300 por la compra de la entidad (75 millones anuales).

Los números del Logroñés le abocan a la desaparición y ahuyentan a sus compradores, como sucedió con su expresidente, el bodeguero Marcos Eguizábal. El Logroñés se ahoga en deudas (550 millones de Hacienda y más de 50 de ex jugadores y técnicos). La entidad tiene embargados los traspasos de sus jugadores, sus derechos de televisión y los ingresos de sus patrocinadores: unos 250 millones. La situación aconsejó a sus dirigentes la liquidación del club. Por ese motivo el club se encuentra sin presidente y consejeros, todos ellos destituidos, y en manos de un liquidador.

"Mi deseo es salir corriendo cuanto antes", reconoció ayer Carlos Cutillas. Cogió el Logroñés hace dos años con 700 millones de deuda. "Me explicaron", cuenta, "que sólo la plantilla valía 1.000 millones". No sólo no ha logrado vender ni un jugador, sino que ha tenido que pagar para que algunos, que resultaban una gravosa carga por las elevadas cifras de sus contratos, dejasen el club. Prescindió del uruguayo Tejera, que tenía un contrato de 113 millones por temporada, pero el jugador no está de acuerdo con su finiquito y ha pedido el embargo del club por un importe de siete millones. Clotet, por el mismo motivo y mientras triunfa en el Rayo, también le ha presentado una reclamación de 13 millones. Son los mismos casos de Morales, ahora en el Salamanca; de Aizkorreta, que en diciembre fichó por el Extremadura, y de Jubera, que han denunciado al club por 3, 10 y 11 millones, respectivamente. "El ex internacional Voro", cuenta Cutillas, "nos ha sacado 200 millones y sólo ha jugado 15 partidos en los tres años de su contrato". Manel, el más valioso, quedaba libre el próximo verano y se había comprometido ya con el Espanyol. A cambio de dejárselo antes, en diciembre pasado, el Logroñés logró que el Espanyol le pagase un millon por partido de Manel en esta Liga.

El Hércules suspende pagos

El Consejo de Administración del Hércules, de Segunda B, informa José Emilio Munera, anunció ayer que los próximos días presentará demanda de suspensión de pagos debido a una deuda de más de 1.300 millones. Los dirigentes del club estiman la medida como la mejor solución para reflotar el club.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000

Más información

  • La empresa del intermediario Torcal frena la adquisición del club por su "insostenible" situación económica