Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dallas ficha a Rodman y le da licencia para no entrenarse

El año 2000 parece el de los retornos en la NBA. El mes pasado volvió Michael Jordan, aunque como directivo y copropietario, y ahora lo hace, todavía de corto, Dennis Rodman, el más extravagante jugador que ha conocido el baloncesto norteamericano. A sus 38 años, despedido la pasada temporada de los Lakers por indisciplina, Rodman acaba de fichar por los Mavericks de Dallas, su ciudad natal. El nombre del equipo le viene como anillo al dedo: Maverick significa extravagante, inconformista, independiente, pirado... Rodman tendrá tratamiento de VIP: no estará obligado a entrenarse como los demás ni a someterse a disciplina horaria.Rodman tiene una vitrina llena de trofeos -ha ganado la NBA con dos equipos diferentes, en cinco ocasiones: tres con Chicago y dos con Detroit-, pero su personalidad y comportamiento fuera de la pista ha oscurecido su carrera deportiva. Rodman es Rodman se tiñe el pelo, se disfraza de novia, se pega con su mujer, hace cine, pasa por comisarías... y no se entrena.

Es un espectáculo extradeportivo y eso es lo que busca el nuevo propietario de los Mavericks. "No voy a intentar que Dennis deje de ser Dennis", ha anunciado Mark Cuban, un multimillonario de nueva planta gracias a una compañía de Internet. "No le voy a decir, 'Dennis no vayas a esa fiesta. Dennis, esas chicas no me gustan'. No. Al contrario. 'Dennis, sal y diviértete. Sé Dennis". Cuban quiere que los Mavericks ganen y atraigan público. Por eso ha fichado a Rodman por la media temporada que queda a cambio de 470.000 dólares (80 millones de pesetas). Sólo por asistir el pasado fin de semana en Atlanta a un acto relacionado con la Super Bowl, el jugador recibió 500.000 dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 2000