Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ultraderecha entra en el Gobierno de Austria pese a la presión europea

Un nuevo Gobierno con participación de un partido populista y ultraderechista, que en el pasado ha defendido posiciones racistas, jurará hoy sus cargos en Austria, pese a las amenazas explícitas de la Unión Europea (UE) de condenar a ese país al aislamiento político y al ostracismo diplomático. El presidente austriaco, Thomas Klestil, aceptó ayer, en contra de su voluntad y después de descartar otras salidas constitucionales, dejar el Gobierno en manos de una coalición integrada por el Partido Liberal y el Partido Popular, que fueron el segundo y tercero más votados, respectivamente, en las elecciones de octubre pasado.

MÁS INFORMACIÓN

Wolfgang Schüssel, líder del Partido Popular (miembro del Partido Popular Europeo), será el próximo canciller (primer ministro). El líder del ultraderechista Partido Liberal, Jörg Haider, ha renunciado a formar parte personalmente del Gabinete, aunque varios de sus colaboradores sí ocuparán puestos importantes, especialmente el Ministerio de Finanzas. Antes del anuncio del nuevo Gobierno, el presidente Klestil obligó a ambos dirigentes a firmar una larga declaración en la que se comprometen a respetar los principios de la democracia dentro de la UE. Klestil anunció también que había rechazado los dos nombres propuestos por el Partido Liberal para ocupar las carteras de Defensa y de Futuro e Innovación "por la forma en que habían conducido su campaña electoral en Viena". La formación de este Gobierno ya ha provocado el anuncio de los Ejecutivos de Portugal y Francia de que pondrán en marca "inmediatamente" las sanciones políticas anunciadas por la presidencia semestral de la UE y respaldadas por 14 jefes de Estado y de Gobierno el pasado 31 de enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2000

Más información

  • Francia y Portugal anuncian la puesta en marcha de las sanciones políticas contra Viena