Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PRECAMPAÑA DEL 12-M

IU corrige en pequeños detalles el programa de acuerdo con el PSOE

Casi un día y medio después de recibir la última propuesta del PSOE, y con una lentitud exasperante para los socialistas, IU remitía ayer al primer partido de la oposición una serie de correcciones para aceptar un acuerdo político que comprometiera su apoyo a Joaquín Almunia como presidente del Gobierno si el resultado del 12-M se lo permitiese. Las aportaciones son detalles pequeños, como la inclusión de adjetivos más contundentes. En cuanto a las fórmulas electorales, IU insiste en formar una agrupación de electores para el Congreso.

El portavoz de IU en las negociaciones con el PSOE, Víctor Ríos, elaboró durante día y medio, para desesperación de los socialistas, que querían cerrar el pacto cuanto antes, una versión corregida del documento que el PSOE había enviado a IU como resumen de lo acordado por ambas fuerzas en la maratoniana jornada del domingo.Las correcciones de IU son de matiz. En temas clave para esta fuerza, como la ley de las 35 horas, la formulación que propone la coalición que lidera Julio Anguita es la de "adopción de medidas legales y reglamentarias para implantar la reducción de la jornada laboral a 35 horas con vistas a la creación de nuevos puestos de trabajo", algo más tajante que la formulación ofrecida por el PSOE, que se limitaba a proponer incentivos a las empresas para que gradualmente la vayan aceptando.

Otro caballo de batalla de IU, como la lucha contra las empresas de trabajo temporal (ETT), también aparece con observaciones. Donde el PSOE proponía la "revisión", IU exige la "revisión en profundidad". En cuanto al salario mínimo, la propuesta de IU explicita la subida a la que se comprometerían ambas fuerzas en caso de ganar las elecciones: un 12% en la próxima legislatura, lo que lo situaría el salario mínimo en 77.582 pesetas mensuales. Ese mismo 12% sería aplicable a las pensiones mínimas contributivas.

En cuanto a la política fiscal, un asunto que en principio parecía muy complicado de acordar, ambos partidos han acercado mucho las posiciones después de que IU renunciara a su exigencia de subir en tres puntos la presión fiscal. Pocas correcciones en este punto, por tanto. Salvo que IU propone "potenciar la progresividad en el IRPF". Este tono más tajante de IU también se ve en lo que se refiere a la ley electoral. Allí donde el PSOE hablaba de "revisar", la coalición utiliza directamente la palabra "reforma en la dirección de asegurar su proporcionalidad". En cuanto a cuestiones programáticas, el acuerdo no parece pues, pese a estos matices, muy lejano.

Sólo el Senado

Bien distinta es la situación de las fórmulas electorales para acudir de manera conjunta a los comicios de 12 de marzo. En su extenso documento, la coalición dedica una parte mucho menor a este apartado, y no aporta ninguna novedad. Es más, insiste en una propuesta ya completamente superada a estas alturas de las negociaciones, como la agrupación de electores en determinadas provincias para no desaprovechar los votos de IU y poder transformarlos en escaños del Congreso. El documento recuerda que IU no tiene intención de retirarse en ninguna provincia, punto clave de la negociación. La última propuesta del PSOE planteaba que IU renunciara a presentarse en 8 provincias (Álava, Burgos, Castellón, Huesca, Salamanca, Teruel, Toledo y Valladolid), para que la candidatura del PSOE aglutinase el voto de la izquierda.

El texto de IU, que rechaza la propuesta del PSOE para el Congreso, responde en cambio afirmativamente, aunque de forma ambigua, a la oferta para concurrir unidos al Senado en 30 circunscripciones. Una vez más, IU insiste en que primero hay que negociar un programa -"nuestras propuestas os serán transmitidas con detalle", dice- para que ambas fuerzas se comprometan a reformar la Cámara alta "para adecuarla a la perspectiva de federalización de nuestro Estado y cierre del Estado de las Autonomías". A partir de esta enésima negociación y el posible acuerdo, IU anuncia que está dispuesta a "considerar las fórmulas de colaboración más adecuadas", por lo que no responde expresamente en este documento a la oferta del PSOE.

Uno de los escollos que se antojaban más complicados de resolver al inicio de las negociaciones, la pertenencia de España a la Organización del Tratado del Atlantico Norte (OTAN), quedado finalmente resuelto sin complicaciones. Cuando los socialistas mandaron su propuesta inicial de 10 puntos, la fórmula del "mantenimiento de nuestros compromisos internacionales en materia de seguridad y defensa" sembró la ira en IU, ya que sus dirigentes consideraban que eso era como pedir a la federación de izquierdas que aceptara la OTAN. Al final, la fórmula de consenso elimina la palabra "defensa" e IU acepta.

Ambas fuerzas se comprometen también, a través del texto, a impulsar "una política exterior y de seguridad y cooperación autónoima europea". No hay ninguna referencia explícita a la OTAN, ya que IU no aceptaría firmarla en ningún caso, pero la fórmula demuestra que al menos IU no será beligerante en este asunto.

En cuanto al terrorismo, ambas fuerzas, y en IU esto es una novedad, firman un "compromiso estricto con la lucha policial y el fomento de la cooperación internacional contra el terrorismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000

Más información

  • La coalición insiste en proponer la agrupación de electores, ya descartada