Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Asamblea Nacional del PNV elige la dirección que pilotará su giro soberanista

Los ocho miembros son ratificados sin sorpresas y confirman la continuidad en el EBB

La Asamblea Nacional del PNV eligió ayer sin sorpresas a los ocho miembros natos de su dirección encargados de pilotar, junto a su presidente, Xabier Arzalluz, el giro soberanista acordado en la III Asamblea General, celebrada hace dos semanas. La reelección de Joseba Egibar y de Gorka Agirre, los dos miembros claves de la política de acercamiento peneuvista al mundo de HB, confirma la apuesta del PNV por una política de pacificación basada en el diálogo con esa coalición y el respeto a la palabra de los vascos. La continuidad es una de las características de los nombramientos realizados.

La Asamblea, reunida en su sede de Sabin Etxea en Bilbao, eligió ayer a los ocho miembros natos de su ejecutiva (EBB) sin sorpresas y con la incorporación de la primera mujer con voz y voto, la hasta ahora viceconsejera de Política Lingüística del Gobierno vasco, Josune Ariztondo. Continúan en el cargo Joseba Egibar, actual portavoz de la dirección peneuvista, Gorka Agirre, Javier Atutxa, José Antonio Rubalkaba y José María Zalbidegoitia.Los dos rostros nuevos en el máximo órgano del partido son Xabier Agirre, que fue viceconsejero de Interior en el equipo de Juan María Atutxa y conoce con precisión el partido en Álava, y Markel Olano, que ha crecido políticamente a la sombra de Egibar. Agirre, con todo, no es nuevo en la dirección. Fue elegido en 1983 y permaneció en la ejecutiva peneuvista hasta 1987. Vuelve a ella después de 13 años de dedicación a tareas institucionales y de una actividad interna centrada en el partido en Álava.

La voz en Lizarra

Markel Olano es el más joven de los miembros del EBB y su presencia representa la única incorporación de la nueva generación de peneuvistas. Olano es también la voz del PNV en el foro de Lizarra, a cuyas reuniones asiste como hombre de confianza de Joseba Egibar.

Aunque en un principio se barajó la posibilidad de que accediera al cargo Juan Luis Laskurain, finalmente el ex presidente del Tribunal Vasco de Cuentas no fue incluido en la lista.

A partir de ahora se abre el proceso de renovación de las ejecutivas provinciales, que culminará en abril, poco antes de la celebración del Aberri Eguna (Día de la Patria). Los presidentes de las cinco ejecutivas territoriales (las tres del País Vasco, más Navarra y el País Vasco francés) pasarán automáticamente a ser miembros del EBB, presidido por Xabier Arzalluz, reelegido para el cargo el 16 de enero.

En la Asamblea Nacional celebrada ayer para elegir los nuevos cargos de dirección sí estuvo presente el anterior lehendakari, José Antonio Ardanza, quien no participó en la III Asamblea General al encontrarse afectado por una gripe. Ardanza se ha mostrado públicamente alejado de los nuevos postulados soberanistas del partido y, sobre todo, de las cesiones realizadas al mundo de Herri Batasuna para conseguir su incorporación plena a las vías políticas y democráticas.

Junto a los ocho miembros de la dirección, la Asamblea eligió a las cinco personas que conformarán la Comisión Nacional de Garantías y Control. Para este órgano se presentaron ocho candidatos, según dijo Egibar en un receso de la reunión. La Asamblea nombró también a los cinco miembros del Tribunal Nacional de Justicia, órgano que tuvo su importancia en el cese de dos miembros de la anterior ejecutiva, uno de los cuales (Francisco Allende) fue luego confirmado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de enero de 2000