Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los notarios de Cataluña homenajean a los juristas Ramon y Lluís Roca Sastre

Más de 200 personas participaron ayer en el Colegio de Notarios de Cataluña en un homenaje al jurista Ramon Maria Roca Sastre con el que concluyeron los actos para celebrar el centenario de uno de los redactores de la Compilación de derecho civil de Cataluña, una obra que sirvió en 1960 para que, en pleno régimen franquista, se incorporase esa normativa al derecho civil español vigente.

Ramon Maria Roca Sastre falleció en 1979 después de ejercer de notario durante más de 30 años en su despacho de La Pedrera, donde también tenía su domicilio particular. En esa misma vivienda reside todavía su hijo Lluís Roca-Sastre Muncunill, de 70 años, quien además de seguir la trayectoria del padre actualizó y reeditó su influyente obra.Julio Padilla, presidente de la comisión de Justicia del Congreso durante la última legislatura, afirmó que ambos han sido "dos de las principales figuras jurídicas que ha dado España en este siglo". En su opinión, "nadie les tomó ni seguramente les tomará la delantera".

Previamente, el también notario de Barcelona Juan José López Burniol repasó la extensa biografía profesional de Ramon Maria Roca Sastre, de quien dijo que fue "el primer jurista catalán del siglo XX". Nacido en Tàrrega en 1899, Roca Sastre acabó la carrera de Derecho en 1923, al mismo tiempo que ingresó en el cuerpo de registradores, aunque hubo de esperar a tener 25 años, la edad mínima exigida, para ejercer. Notario desde 1932 y juez al año siguiente, Roca Sastre fue miembro de la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat republicana e intervino en la redacción de diferentes normas, como la Ley de Contratos de Cultivo.

En 1936 ganó las oposiciones a magistrado del Tribunal de Casación, donde fue ponente de algunas sentencias sobre derecho civil catalán que sentaron jurisprudencia y que él mismo incorporó a la Compilación de derecho civil de Cataluña, publicada en 1960 y cuyo capítulo referido a las sucesiones fue obra suya.

López Burniol aseguró en el homenaje de ayer que Ramon Maria Roca Sastre y los juristas que intervinieron en la redacción de esas normas "salvaron el derecho civil catalán" en una época de dictadura y hegemonía de una cultura que no permitía la más mínima disidencia. En este mismo sentido, la consejera de Justicia, Núria de Gispert, aseguró ante un auditorio en el que había numerosos juristas de todos los ámbitos que Roca Sastre fue "un hombre íntegro porque concibió el derecho como el marco de relación entre las personas, no con intereses personales".

Segunda oposición

Acabada la guerra, Roca Sastre ejerció un breve tiempo de abogado y, como aprobó la plaza de notario durante la Segunda República, el franquismo le obligó a superar una nueva oposición, en la que obtuvo el número uno y consiguió plaza en Barcelona. Antes de la compilación, Roca Sastre completó la obra El derecho hipotecario, un clásico para los juristas de España y de otros países que todavía se sigue reeditando. La última edición consta de más de 2.500 páginas y ha sido revisada por Lluís Roca-Sastre Muncunill, el segundo de sus cuatro hijos, quien también formó parte del Consell Consultiu de la Generalitat restaurada, entre 1981 y 1987.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 2000