Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las disputas en el seno de Convergència Democràtica frenan la confección de listas para las generales

Las disputas entre las diversas familias de Convergència Democràtica (CDC) están frenando el proceso de confección de las listas para las elecciones generales hasta el punto de que el propio presidente, Jordi Pujol, está tomando cartas en el asunto. Los nacionalistas tan sólo han podido cerrar los primeros puestos de la candidatura de Lleida, mientras que en el resto de las circunscripciones los conflictos continúan abiertos.La batalla por la confección de las candidaturas reproduce las dos sensibilidades que conviven en el partido: la del sector soberanista y la del más moderado. Barcelona es una clara muestra de ello.

El diputado Carles Campuzano, procedente de las juventudes de CDC -de signo más nacionalista-, puede verse desplazado del segundo al quinto puesto de la lista de Barcelona en beneficio del también diputado Jordi Jané, apadrinado por el consejero de Presidencia, Xavier Trias.

La principal novedad radicaría en el sexto lugar, ya que Jordi Pujol se mantiene firme en su idea de colocar en él a un economista independiente. Esta eventualidad obligará a desplazar a Ignasi Guardans hasta el séptimo puesto y Mercè Pigem se mantendrá en el tercero. El cuarto y el octavo están reservados a Unió, en concreto a Josep Sánchez Llibre y Manel Silva.

Convergència ve muy difícil obtener más de ocho diputados, uno menos que en los comicios de 1996, por lo que ni Jordi Martí, jefe de gabinete de Trias, ni Josep Camps -el hombre de confianza de Pere Esteve en la Declaración de Barcelona- tienen posibilidades de resultar elegidos.

El conflicto de Tarragona podría desencallarse este fin de semana en favor del delegado de la Generalitat en esta provincia, Josep Maldonado, quien, pese a su oposición, encabezaría la candidatura, según informaron ayer fuentes de CDC. En cualquier caso, Pujol será quien dirima la pugna. Quedarán, por tanto, descartados otros candidatos, como Lluís Badia, presidente de la Autoridad Portuaria, y Emma Joan, alcaldesa de Deltebre. Trias prefería que la lista por Tarragona la encabezara una mujer.

La diputada y concejal Zoila Riera podría verse desplazada en Girona a la candidatura para el Senado. La dirección de CDC la considera la mejor candidata para enfrentarse a la coalición de la izquierda, Entesa Catalana de Progrés. En este caso, el segundo puesto de la lista del Congreso lo ocuparía Jordi Xuclà, secretario general de las juventudes del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de enero de 2000