Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS - OPEN DE AUSTRALIA

Fernando Vicente supera a Todd Martin en un partido épico y eleva su listón

El día amaneció nublado en Melbourne, pero la cabeza de Fernando Vicente estaba despejada. Todos los pronósticos apuntaban hacia una doble derrota de los dos tenistas españoles que ayer entraron en competición en el Open de Australia. Y la tesis adquirió más fuerza aún cuando la catalana Ángeles Montolio fue eliminada en el primer turno del día por la rusa Elena Dementieva sin contemplaciones por 6-4, 6-3. Sin embargo, Vicente, de 22 años, se encargó de sacar brillo a la jornada y, en uno de los duelos más vibrantes que ha producido el tenis español en el último año, dio la vuelta a un partido que tenía prácticamente perdido, eliminó al estadounidense Todd Martin, 8º cabeza de serie, y se clasificó por primera vez para la tercera ronda de un Grand Slam. En la madrugada de hoy, Arantxa sánchez vicario se clasificó para le tercera ronda tras superar a la estadounidense Lisa Raymond (28ª del mundo) por 6-1, 3-6, 6-3.La victoria de Vicente, natural de Benicarló (Castellón), llegó cuando todo parecía ya determinado en su contra. Salvó una desventaja de 5-2 y 0-30 en la quinta manga, para acabar ganando a Martin, uno de los mejores especialistas en superficies rápidas, por 6-4, 2-6, 3-6, 6-3, 7-5 en 2 horas y 47 minutos. En la tercera ronda jugará ante el marroquí Hichan Arazi, con quien perdió en el Open de Estados Unidos, pero al que ha ganado dos veces. Fue el suyo un triunfo de mérito, puesto que debió rematarlo en unas circunstancias adversas, marcadas por una actuación arbitral con presunta alevosía que le obligó a remachar por dos veces puntos trascendentales que ya daba por ganados.

Punto repetido

Eso se produjo con 5-5 en el tanteador de la quinta manga, cuando con 15-40 sobre el saque de Martin, el árbitro penalizó con un punto a Vicente por recibir indicaciones de su entrenador (era su segundo aviso, tras haber lanzado una bola fuera de la pista). Aquella circunstancia pudo costarle el partido, puesto que el americano igualó el juego y tuvo incluso una ventaja, antes de acabar perdiéndolo. Después, ya con 6-5 a favor y 40-15, conectó un saque directo y levantó los brazos como ganador, mientras Martin se dirigía hacia la red para estrechar su mano. Pero el árbitro obligó a repetir el punto alegando que había sido let (la bola rozó la red). Vicente perdió el punto pero ganó el siguiente.

"Algunas veces he salido de la pista, tras una victoria, pensando que había realizado un gran partido, y la gente me decía que no era para tanto", explicó Vicente minutos después de su primer triunfo de la temporada. "Esta vez parece que sí ha sido impresionante. Y por fin he roto el síndrome de no pasar de la segunda ronda en un Grand Slam".

Su actitud fue impresionante a lo largo de todo el encuentro. Vicente, que llegó a Flinders Park tras haber perdido la primera ronda en Doha y en Auckland, demostró una agresividad y un nivel de concentración desconocido en las dos primeras citas del año.

"Cuando le veo jugar con esta actitud, sé que puede ganar a cualquier jugador", asegura Álvaro Margets, director de la escuela de la Federación Catalana de Tenis y técnico que dirige a Vicente desde hace algunos años. "Pero eso todavía ocurre poco. Me hago cruces de cómo se ha transformado para ganar este partido. Aún no me lo creo".

El palmarés de Martin en superficies rápidas es como para asustar. Fue finalista en el Open de Australia en 1994 y el año pasado disputó su segunda final del Grand Slam en el Open de Estados Unidos. Su saque es centelleante y preciso y se convierte en un arma crucial en este tipo de superficies.

Contra él, el partido no adquiere nunca ritmo. Es un constante toma y daca, cuyo desarrollo depende fundamentalmente del servicio y del resto. Fueron ésos dos aspectos que mantuvo en un alto nivel Vicente en la mayor parte del duelo. Pero bajar el porcentaje de primeros saques pudo costarle la derrota al español. La velocidad de la bola y la rapidez con que se decidió todo queda patente en el hecho de que el punto más largo del partido duró 14 segundos.

18 minutos de tiempo real

El promedio de duración de los puntos no superó los seis segundos. Y en todo el partido -duró 2 horas y 47 minutos- sólo se jugaron 18 minutos y 48 segundos de tiempo real. Eso significa que la mayor parte de los puntos se ganaron ya en el saque o en el resto, y que los intercambios pocas veces superaron los tres golpes. Martin conectó 20 aces (saques directos) y sumó 67 puntos con golpes ganadores. Vicente logró 9 aces y 40 winners. Pero el jugador español cometió 33 erores no forzados menos (34 por 67) que su rival.

El resto de la jornada favoreció también las aspiraciones de Vicente. El holandés Richard Krajicek (9º cabeza de serie), que se cruzaba con Vicente en octavos de final, perdió ante el francés Nicolas Escudé.

Y en el cuadro femenino fueron eliminadas las francesas Amelie Mauresmo (7ª cabeza de serie), finalista el año pasado y ganadora el pasado sábado en Sydney, y Nathalie Tauziat (5ª), derrotadas por Patty Schnyder y Sonya Jeyaseelan, respectivamente. También cayó la belga Dominique Van Roost (14ª) ante la estadounidense Jennifer Carpriati, que ganó 8-6 en el tercer set. Agassi, Sampras, Philipusis, Kurnikova y Pierce avanzaron sin problemas a la tercera ronda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2000