Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un inmigrante denuncia que un vigilante del centro de salud de El Ejido le dio una paliza

Abdelhamid Hamichi, un inmigrante marroquí que reside desde hace poco más de un año en El Ejido, ha denunciado ante la policía que el pasado día 11 fue agredido por un guardia de seguridad del centro de salud de ese municipio cuando acudía a que le cambiaran un vendaje. Abdelhamid Hamichi, de 26 años, tuvo que permanecer ingresado seis días en el Hospital de Poniente porque los golpes le afectaron a la herida que tiene en el costado izquierdo a causa de un neumotórax del que se estaba tratando. El director del distrito sanitario Poniente-Roquetas, José Mario Ávila, aseguró ayer que no tenía constancia del caso y manifestó que abrirá una investigación sobre los hechos denunciados.

El pasado día 11, hacia las 13.00, Abdelhamid Hamichi acudió al centro de salud de El Ejido para que le realizasen unas curas ordenadas en el Hospital de Poniente, donde unos días antes le habían implantado un tubo de drenaje pleural para tratarle un neumotórax espontáneo. Según afirma este inmigrante en la denuncia, interpuesta el pasado martes, un vigilante jurado del centro de salud le propinó diversos golpes que agravaron la herida por la que acudía al ambulatorio."El médico que le atendió le informó que las curas pertinentes las tenía que practicar la ATS y, cuando se encontraba en la sala de espera para ser atendido, se dirigió hacia él un vigilante jurado del citado centro el cual, tras preguntarle el motivo de su estancia, le dijo "fuera de aquí" y, acto seguido, lo cogió por el pecho y con la porra lo golpeó en distintas partes del cuerpo e incluso en la herida que tenía que ser curada. Como consecuencia le causó lesiones y se agravó su enfermedad", recoge la denuncia.

En el texto también se expone que, tras la agresión, el inmigrante se dirigió a la comisaría y, "una vez que informó de los hechos, una patrulla policial lo trasladó al Hospital de Poniente, donde quedó ingresado hasta el día 17 de enero". En este Hospital se le tuvo que practicar un drenaje torácico cerrado.

El denunciante explicó ayer que el vigilante jurado lo agredió sin mediar palabra después de que un enfermero le dijera que tenía que volver por la tarde para que le cambiaran el vendaje que llevaba en el costado izquierdo. "Me empujó hacia afuera y yo le dije que no tenía que tratarme así. Entonces me dijo "a la mierda" y me dio un guantazo. Yo protesté y le expliqué que estaba enfermo y comenzó a darme golpes por el cuerpo", comentó Abdelhamid Hamichi.

El director del distrito sanitario Poniente-Roquetas, al que pertenece el centro de salud de El Ejido, aseguró ayer: "No he recibido ninguna información sobre un hecho así. Me sorprende un poco porque, si hubiera ocurrido algo de esas características lo sabría. De cualquier modo, mañana mismo [por hoy] preguntaré a la persona responsable del centro y trataré de ver qué vigilante había ese día para ver si ha ocurrido algo y, en el caso de que así hubiera sido, pedir las explicaciones pertinentes a la empresa de seguridad cuyo".

Versión de la empresa

Miguel Pérez Hita, director de servicio de la empresa de seguridad Control, a la que pertenece el vigilante jurado denunciado, reconoció ayer que tenía conocimiento del incidente que se produjo el pasado día 11 en el centro de salud de El Ejido. Sin embargo, la versión que maneja la empresa difiere totalmente de la narración ofrecida por el inmigrante: "Lo que ocurrió fue que el personal del centro avisó al vigilante de que había una persona con una actitud agresiva a la que se había comunicado que la cura que pedía no correspondía al servicio de Urgencias. El vigilante, que en esos momentos estaba en otra zona del centro, acudió para tratar de solucionar la situación, pero esa persona siguió manteniendo su actitud agresiva e insultó al guarda. En ningún momento hubo agresión".

Miguel Pérez desconocía que hubiera una denuncia: "Quizás exista algún matiz en el que esta persona crea que tiene razón. Lo que nosotros sabemos es principalmente, por el testimonio del vigilante. Pero también nos hemos encargado de investigar algo más para confirmar lo que ocurrió. Si hubiera existido algún tipo de agresión lógicamente habríamos tomado medidas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2000

Más información

  • La compañía de seguridad niega los malos tratos y atribuye al enfermo una actitud agresiva