Hallado muerto en el Tajo de Ronda un hombre que asesinó a su esposa en Nochevieja con una escopeta

Tras dos jornadas de búsqueda, la policía halló ayer por la tarde, en el fondo del Tajo de Ronda, el cadáver de un vecino de la localidad malagueña que supuestamente se suicidó después de asesinar a su mujer de un tiro la pasada Nochevieja. Los hechos ocurrieron pasadas las seis de la mañana, cuando María Gómez, de 45 años, regresó a su domicilio tras pasar la velada en casa de su hermana. Su marido, Francisco Moreno, de 47 años, la estaba esperando. La pareja discutió y el hombre zanjó la pelea asesinando a su esposa con su escopeta de caza. Luego, abandonó la casa y se precipitó por el barranco desde el Puente Nuevo.La policía temió desde el primer momento que el marido se hubiera suicidado después de matar a su esposa. El sábado por la mañana comenzaron las labores de búsqueda en el fondo del Tajo, el hondo barranco que bordea parte de esta ciudad monumental, en busca de Moreno, que fue visto por última vez de madrugada, poco tiempo después de que se produjera la muerte de su esposa.

Bolsa de basura

Los vecinos lo vieron salir de la casa cargado con una bolsa de basura que tiró a un contenedor. Después se alejó de la vivienda. Sin embargo, no fue hasta primeras horas de la tarde de ayer cuando se localizó el cadáver, que había caído debajo de un puente en la zona de más difícil acceso del barranco. "Al estar debajo del puente, no se le distinguía desde arriba", comentó ayer un portavoz policial.

La discusión que precedió al asesinato se desencadenó a las 6.00. María Gómez había decidido pasar la Nochevieja en casa de una hermana ya que, según el testimonio de los vecinos, la relación de la pareja atravesaba un mal momento. Regresó de madrugada y comenzó una discusión. Los vecinos, alertados, llamaron a la Policía Local. Los agentes aporrearon la puerta de la casa, en la planta baja de un edificio en la calle Curro Guillén. Pero nadie abrió, así que se marcharon.

Tres horas después, hacia las nueve, dos de los tres hijos del matrimonio regresaron de la fiesta de fin de año a la que habían acudido y descubrieron el cadáver de su madre con un tiro en el pecho y el arma con la que le dispararon, una escopeta de caza.

El asesinato ha conmocionado a los vecinos de la pareja, porque la víctima era una mujer muy apreciada. Nadie esperaba tampoco que el marido, que trabaja como jardinero en una empresa de la Costa del Sol, fuera capaz de cometer un acto violento. La pareja tenía en total tres hijos con edades comprendidas entre los 17 y los 22 años. El entierro de María Gómez se celebró ayer a las cinco de la tarde, como estaba previsto, pese a que el cuerpo de su marido fue hallado diez minutos antes de la ceremonia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de enero de 2000.

Lo más visto en...

Top 50