Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece a los 78 años Maties Palau Ferré, el pintor que quemaba sus cuadros

Maties Palau Ferré, considerado uno de los discípulos de Picasso y conocido por haber emprendido una batalla personal contra marchantes y galeristas quemando gran parte de su producción pictórica, falleció ayer en Montblanc a los 78 años de un ataque de corazón. El Ayuntamiento de Montblanc (Conca de Barberà) inició recientemente los trámites para crear la fundación Palau Ferré, que recogerá las obras del pintor, después que éste rechazara ofertas similares de museos de Estados Unidos, donde su trayectoria fue muy apreciada.Maties Palau, nacido en la población tarraconense en 1921, circunscribió su obra (pintura y escultura) al cubismo y el colorismo más naïf. Durante su juventud y en una de sus estancias en París trabó relación con Pablo Picasso, que no dudo en reconocerlo como discípulo. La figura de Palau Ferré se hizo más controvertida y famosa, además, porque durante una veintena de años quemó de forma sistemática todos sus óleos como protesta contra la "prostitución del arte" realizada por marchantes y galerías. Esta práctica se inició en 1974 a raíz de una sentencia del Tribunal Supremo por la que se reconocía como legítimo un contrato leonino con un marchante del que Palau nunca dijo el nombre. El contrato se refería únicamente a sus óleos, por lo que el artista desarrolló una técnica especial con tinta china sobre un papel grueso que él mismo fabricaba y que le dio, si cabe, más popularidad, en Estados Unidos fundamentalmente. Las cenizas de algunos de sus cuadros se exponen en Pensilvania, salvadas de ser esparcidas en el río Francolí como era costumbre del artista, en reconocimiento de la libertad de creación de éste.

Durante los veinte años durante los que incineró sus obras, Palau continuó difundiendo su producción de forma excepcional: entre personas muy determinadas, en exposiciones no comerciales y colaborando con organizaciones como Amnistía Internacional. Pintor de la realidad empírica y de la belleza posible, su trayectoria personal ha sido recogida en un libro de Josep Vallés prologado por el anterior consejero de Cultura de la Generalitat, Joan María Pujals.

Tras haber sido tentado por diversos museos estadounidenses para recoger su legado, finalmente el artista accedió a donar su producción a una fundación local impulsada por el consistorio de Montblanc, acuerdo que se cerró el pasado mes de septiembre. La sede de la fundación se instalará en uno de los edificios históricos de la ciudad medieval, que albergará sus últimos cuadros y los salvados de la quema, a excepción de los que se encuentran en colecciones particulares. Asimismo la fundación tiene entre sus objetivos la organización de exposiciones itinerantes y conferencias sobre el personaje. Los funerales de Maties Palau Ferré se celebrarán el próximo lunes en la iglesia de Santa Maria de Montblanc.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de enero de 2000