Detenidos tres futbolistas uruguayos del Sevilla por agredir a tres jóvenes

La policía detuvo ayer a tres jugadores del Sevilla, acusados de haberle roto la tibia a un hombre y lesionar a otros dos en una pelea en una discoteca sevillana a altas horas de la madrugada. Los futbolistas (Zalayeta, Marcelo Otero y Olivera) declararon ante el juzgado de guardia de Sevilla, tras cinco horas de espera. Los tres jugadores, más el también uruguayo Tabaré Silva, que quedó en libertad, se habían negado antes a declarar ante la policía.

El Sevilla encajó ayer con la mejor cara que pudo la detención de tres de sus jugadores, Otero, Zalayeta y Olivera, que protagonizaron un desagradable incidente a la salida de una discoteca pasadas las cuatro de la madrugada del jueves al viernes. Propinaron una fuerte paliza a tres jóvenes, que por la mañana firmaron una denuncia por lesiones graves contra estos internacionales uruguayos. Según la denuncia, Olivera se dirigió a uno de los jóvenes a gritos, sin que los cuatro amigos de entre 21 y 30 años entiendan aún por qué. La situación se fue agravando y los dos grupos salieron del interior de la discoteca Birdie. Una vez allí, siempre según los denunciantes, Otero tiró de un puñetazo al suelo a uno de ellos y, junto a Olivera y Zalayeta, lo pateó. El uruguayo Tabaré, que también estaba en la discoteca, trató de pacificar ánimos. La víctima, un abogado sevillano de 30 años, sufre rotura de la tibia derecha, una fuerte contusión en el pómulo con rasgadura de la piel -al parecer quien le golpeó llevaba un anillo- y daños en algunos de sus dientes. Otro de los jóvenes recibió atenciones por una herida en el antebrazo izquierdo y otro tiene un fuerte golpe en el pómulo, según él, por un puñetazo de Otero. La policía se trasladó a tomarle declaración al hombre con la pierna rota en su casa, aunque éste no pudo concretar quién le fracturó la tibia de un puntapié.

El que mejor parado salió de la denuncia es Tabaré Silva. Los jóvenes aseguran que el defensa sevillista intentó poner paz y que incluso le devolvió la cartera a uno de ellos, que la había perdido durante la pelea. Silva les dijo: "Perdonadles, es que están en pedo [estado de embriaguez]", antes de desaparecer en un coche rojo, pues uno de los agredidos estaba marcando en el móvil el 091. Eran las 4.11 horas de la mañana. Siete horas después, estaban entrenándose. Todos excepto Olivera, que es baja por una lesión de rodilla.

Tras el entrenamiento, los cuatro jugadores fueron trasladados a la comisaría para prestar declaración. Al poco tiempo abandonó el recinto Tabaré Silva, pero sus tres compatriotas fueron trasladados al juzgado de guardia. Fuentes sevillistas aseguran que la trifulca comenzó por culpa de una chaqueta que Olivera pensó que le habían robado. En una segunda versión, se aseguraba que los agredidos se metieron con las dos mujeres que acompañaban a los sevillistas. Marcos, el entrenador, dijo que si era verdad que se habían metido con las mujeres, veía normal que "saltaran".

Uno de los agredidos, un abogado que se identificó como Antonio, ratificó ayer, en declaraciones a la SER, todos los términos de la denuncia y negó que él o sus amigos hubieran intentado robar nada o insultado a las mujeres. El lesionado en la tibia durante la disputa aventuró que "posiblemente" el ataque se produjo porque uno de los que le acompañaban le indicó a un amigo bético la presencia de los jugadores sevillistas. A partir de ahí, según dijo, Olivera se acercó y le dijo: "Te voy a partir la cara". Posteriormente, narró su versión de los hechos tal y como figuran en la denuncia. Finalmente, concluyó: "Prueba de que no hicimos nada es que nosotros llamamos a la policía".

A la espera de acontecimientos, el club se ha hecho cargo de la defensa legal y Marcos ha convocado a Otero, Zalayeta y Tabaré para el partido de mañana en Oviedo. El presidente del Sevilla, Rafael Carrión, aseguró con cara de derrota que en el próximo Consejo de Administración se abrirá un expediente informativo sobre lo ocurrido.

Eduardo Arenas Bocanegra, consejero del Sevilla y jurista, no ha querido precisar las condiciones de la liberación, a las 22.00 de ayer, de los tres futbolistas, que se retiraron en el coche del abogado Luis Carrión, hjo del presidente sevillista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de diciembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50