Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad anima a que no se dé limosna y así erradicar la mendicidad

La directora del Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMAIN), Esperanza García, hizo ayer "un llamamiento a la población para que no dé limosna a las personas que vean pidiendo en la calle". García aseguró que, al denegar limosnas, se erradica la mendicidad y se frena el aumento del número de indigentes que suelen recorrer las calles en la época navideña.García hizo estas declaraciones tras conocerse que dos menores fueron sorprendidas el jueves por la policía mendigando con sus bebés en brazos por las calles de Serrano y de Goya. Una de ellas vive con su familia en el poblado rumano de San Roque; la otra ha sido acogida en el Centro de Menores de la Comunidad porque no tiene familia, según declaró a la policía.

La directora del IMAIN explicó así su propuesta: "Aunque nos toque la conciencia ver a estas personas y nos dé pena porque pensamos que nosotros gastamos y gastamos, debemos pensar que no tienen necesidad de estar así porque pueden acudir a determinados servicios donde se les puede ayudar", aseguró a Efe.

García añadió que con la llegada de la Navidad la mendicidad aumenta y solicitó a los madrileños que no den limosna: "Con la escolarización de todos los niños, la mendicidad ha descendido en Madrid; pero en época de Navidad es probable que el problema aumente de nuevo. La población debe ser consciente de que no se ayuda a nadie dando limosna. Enseñando a pescar, y no dando el pez, es como realmente se ayuda a los necesitados", concluyó.

Acogida una joven de 14 años que mendigaba con su hija recién nacida

L. D., una inmigrante rumana de 14 años, y su hija, Ana, una recién nacida de sólo 20 días, ingresaron ayer en el Centro de Primera Acogida de la Comunidad. La joven madre fue sorprendida el pasado jueves por la Policía Municipal cuando mendigaba con su pequeña en brazos por las concurridas tiendas de la calle de Goya.La inmigrante, según declaró a la policía, está sola en la ciudad. Pero los agentes sospechan que reside con su familia en el poblado de los rumanos no censados de San Roque (Fuencarral), según fuentes de la Jefatura Superior de Policía. En San Roque hay otro poblado de rumanos, censados por el Ayuntamiento. La inmigrante afirma que llegó hace unos días a Madrid procedente de Francia y mostró un documento de un hospital parisino para demostrar que alumbró a su hija en la capital francesa. Un portavoz de la oficina del Defensor del Menor aseguró que la Comunidad no se hará cargo ni de la madre ni del bebé.

No es el único caso. Ese mismo día, el jueves pasado, la policía retiró de la calle de Serrano a otra menor que mendigaba con su bebé, de menos de un año. Los agentes la devolvieron al poblado de rumanos no censados de San Roque, donde la joven vive con su familia en una pequeña tienda de campaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 1999

Más información