Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incendio arrasa un desguace a sólo 100 metros de una gasolinera

Un incendio de grandes proporciones devastó a mediodía de ayer un desguace de automóviles situado en la carretera de Colmenar Viejo, a menos de 100 metros de una gasolinera, en las inmediaciones de la colonia de Mirasierra. No hubo desgracias personales, pero los bomberos desplazaron al lugar hasta 16 vehículos y 50 hombres para impedir que las llamas se propagaran a la estación de servicio.

El incendio surgió, por causas aún desconocidas, en torno al mediodía de ayer, en la zona central del desguace de automóviles de Cecilio Cubillo, situado en el punto kilométrico 9,2 de la carretera M-607, que une Madrid y Colmenar Viejo, en las inmediaciones del barrio de Las Alamedillas y la urbanización Mirasierra. Las llamas comenzaron cuando en el interior del desguace operaba una gran prensa Man, de fabricación alemana, destinada a reducir a chatarra los vehículos que una grúa del tipo pluma iba apilando trabajosamente a su alrededor, según informó Jesús Martín, operario de grúa, mientras presenciaba los hechos desde la gasolinera."Estábamos jugando por aquí, en el barrio de Las Alamedillas, donde vivo", cuenta Julio, un adolescente que se hallaba entonces junto a sus amigos y vecinos Lolo y Juan. "Vimos salir una columna de humo del desguace de Cecilio, que también vive aquí cerca", indicó el muchacho. "Poco después sonó una explosión muy fuerte y nos asustamos", comentó Julio. "Vimos muchas llamaradas, algunas alcanzaban hasta los cables de ese tendido", añadió, mientras señalaba con su dedo índice una torre eléctrica que cruza por las inmediaciones del establecimiento de desguace.

El depósito de vehículos se extiende sobre un terraplén contiguo a la autovía, en el arcén de entrada hacia Madrid. A unos 80 metros en línea recta del desguace y a unos 10 más de la prensa y la grúa que allí faenaban se encuentra enclavada la gasolinera Santa Ana, de Repsol, que almacena en sus tanques subterráneos más de 20.000 litros de carburante.

Los bomberos recibieron el aviso de fuego en torno a las 12.30. Dada la proximidad de la gasolinera, enviaron un elevado número de unidades, hasta 16, que comenzaron a reducir las llamas en medio de una nube oscura de humos que salían hacia el cielo formando grandes columnas. Debido a la intensidad inicial del fuego, los mandos policiales allí desplazados barajaron incluso cortar la circulación de coches por una carretera contigua al surtidor, muy transitada en esos momentos por tratarse de una jornada de retorno tras el puente de la Constitución. Sin embargo, la inmediata intervención de los bomberos permitió descartar esa medida, informa Matías Korfmann. No obstante, la gran prensa, la grúa pluma y los numerosos vehículos depositados en montones de hasta cuatro metros de altura en el desguace ardieron por completo. Cecilio Cubillo, encargado del establecimiento, se mostró desolado. "Nos habían metido prisa para que desalojáramos el desguace antes del próximo día 15 de diciembre y mire lo que ha pasado por tener tanta prisa", decía, con una mueca de pesadumbre.

Tras dos horas de trabajo, los técnicos afirmaron que la situación estaba controlada y no existía riesgo de propagación al surtidor, informa Valeria Perasso. El equipo sanitario del Samur, presente en el lugar, no tuvo que atender a herido alguno. Según fuentes de los bomberos del Ayuntamiento, en la extinción del fuego participaron 15 dotaciones, el vehículo de mando y más de 50 efectivos pertenecientes a distintos parques de Madrid. La actuación se desplegó mediante tres vehículos autobombas y 12 autotanques.

Los materiales incendiados, altamente inflamables -restos de grasa y combustible, neumáticos y, en particular, aceites- obligaron a prolongar hasta hoy las faenas de extinción, según Eugenio Amores, subjefe de bomberos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999

Más información

  • 50 bomberos participaron en su extinción