Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bienal Leandre Cristòfol reúne en Lleida la obra de nueve jóvenes artistas

La II Bienal de Arte Leandre Cristòfol, que muestra 48 obras de nueve artistas seleccionados en función de su trayectoria artística, su proyección pública y el prestigio de su obra, ha arrancado en Lleida hace unos días. Los artistas provienen de distintos puntos de España (Bilbao, Zamora, Madrid, Barcelona, Lleida y Palencia) y, a excepción del leridano Antoni Abad (1956), todos han nacido en los años sesenta: Ana Laura Aláez, Daniel Canogar, Julia Montilla, Marina Núñez, Alberto Peral, Javier Pérez, Concha Prada y Montserrat Soto.

Las obras seleccionadas son muy recientes y, en ellas, se advierte un claro predominio de la fotografía, aunque también se utilizan otras técnicas, como el vídeo, la proyección informática, la escultura y el óleo sobre distintos soportes. En palabras de la comisaria de la exposición, Gloria Picazo, "vivimos en una sociedad cada vez más asediada por imágenes de todo tipo, y este hecho, acompañado de la evidente madurez del lenguaje fotográfico, ha propiciado que la fotografía sintonice perfectamente con el momento artístico actual". Entre las obras, hay fotografías que captan el instante que el ojo humano no ve, como las secuencias de Concha Prada que muestran la viscosidad de unos huevos batidos, la liquidez de la leche o el humo de un fósforo; las imágenes atemporales e irreales que Montserrat Soto consigue con las fotografías de unas islas captadas en aguas finlandesas; las imágenes del cuerpo humano proyectadas a partir de fotolitos combinadas con elementos escultóricos de Daniel Canogar, y las instantáneas de Julia Montilla, que muestran partes de la anatomía humana como miembros de un cuerpo escultórico. Dos pares de zapatos que bailan suspendidos del techo al compás de una melodía infantil de Javier Pérez y las monstruas, de Marina Núñez, mujeres pintadas al óleo que se autolesionan, dejando al descubierto sus músculos y órganos internos, son otras de las creaciones que se pueden contemplar en la exposición leridana hasta el próximo 9 de enero.

Las obras se reparten en tres salas municipales: la Leandre Cristòfol, la Xavier Gosé y El Roser, ya que Lleida tendrá aún que esperar dos años para ver finalizada una de sus infraestructuras culturales más urgentes, el Centro de Arte Contemporáneo que el Ayuntamiento ubicará en el edificio conocido como La Panera, un antiguo granero municipal situado en el barrio antiguo de la ciudad, y cuya reforma acaba de empezar. Está previsto que la próxima bienal, en el 2001, se lleve a cabo en este nuevo centro de arte contemporáneo, que acogerá también de forma permanente las colecciones del museo Morera y la colección Leandre Cristòfol.

Por otra parte, hace unos días, coincidiendo con la inauguración, se falló el premio de la bienal, dotado con 1,25 millones de pesetas, que recayó, con igual mérito, en la bilbaína Ana Laura Aláez y el leridano Antoni Abad. Se da la circunstancia de que ambos artistas participaron en la última Bienal de Venecia, para la que fueron los únicos españoles seleccionados. Asimismo, el área de Cultura de la Paeria destinará 3,5 millones de pesetas a la adquisición de obra de los creadores seleccionados en la bienal, que formará parte de la colección de arte contemporáneo del futuro museo.

También hasta el 9 de enero, la Fundación La Caixa de Lleida acoge una exposición colectiva de arte joven y contemporáneo, Temps existencial, con creaciones de 10 artistas que, desde experiencias y formalizaciones distintas, analizan la realidad al tiempo que destacan las tensiones entre el individuo y la sociedad actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de diciembre de 1999

Más información

  • La exposición permanecerá abierta hasta el próximo 9 de enero