_
_
_
_

La policía investiga un "pinchazo" descubierto en casa del fiscal jefe anticorrupción

Efectivos de la Policía Nacional investigan un "pinchazo" telefónico que han detectado en la casa del fiscal jefe anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, según Efe. Fue el propio Jiménez Villarejo quien llamó hace una semana a la Policía para decir que tenía sospechas de que el teléfono de su casa podía haber sido intervenido. Tras realizar un "barrido", la policía comprobó que las sospechas tenían base real.

Carlos Jiménez Villarejo declaró a Efe: "Si quienes pincharon mi teléfono pretendían intimidar a la fiscalía, deben saber que no van a modificar un ápice su actividad en la persecución de los delitos".Jimenez Villarejo, que confirmó la localización de micrófonos en su domicilio particular de Madrid, dijo que no tenía datos para apuntar a nadie como autor de las escuchas, pero negó que él las hubiera detectado a raíz de la filtración de la calificación fiscal en el caso de fondos reservados, en contra de lo que hoy apunta algún periódico. "Es más", precisó, "yo solicité el barrido antes de que se filtrara la calificación".

Carlos Jiménez Villarejo relató a la agencia Efe que había escuchado "ruidos raros" en su teléfono y que el jueves o el viernes pasado pidió a la policía que se investigaran, lo que llevó a cabo un equipo de expertos.

Denuncia en el juzgado

"Estuve fuera el fin de semana, por lo que entre el lunes y el martes tuve la información y hoy (por ayer) he redactado una denuncia que presentaré mañana ante el juzgado de guardia", comentó.

El fiscal no quiso especificar dónde estaban colocadas las escuchas y se limitó a decir que "en muchos sitios", aunque precisó que la antigüedad de la finca, de los años sesenta, quizás ha hecho más fácil la manipulación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En relación con la posibilidad de que también haya sido objeto de seguimientos por parte de detectives, como insinúa hoy Diario 16, Villarejo dijo que "tenía sospechas", pero que ni él ni sus escoltas tenían ninguna certeza y que, de hecho, no hace constar esa hipótesis en la denuncia ante el juzgado.

En esta denuncia, Jiménez Villarejo da cuenta de la localización de las escuchas y pide que se practiquen las diligencias necesarias, por parte del fiscal y del juez, para esclarecer los hechos.

El fiscal anticorrupción señaló a la agencia Efe que no tiene ningún dato para atribuir a nadie la autoría de las escuchas, ni quiso relacionarlas con ningún caso en concreto.

El fiscal expresó su confianza en que la administración de justicia contribuya a esclarecer este delito, "que es muy grave no sólo porque me afecta a mí al violar mí intimidad", señaló Jiménez Villarejo, "sino porque también atañe a la institución que dirijo y represento".

Víctima de un delito

Jiménez Villarejo precisó que la investigación que debe desarrollarse a partir de ahora no será competencia de la fiscalía anticorrupción, sino de la fiscalía de Madrid y de los juzgados de instrucción, ya que es la denuncia "de un particular que se siente víctima de un delito", aunque reconoció que no se puede olvidar el puesto que ocupa y al que, por supuesto, se alude en la denuncia ante el juzgado.

Por último, el fiscal anticorrupción enfatizó que este hecho, que volvió a calificar de "muy grave" no iba a mover "ni un milímetro" a la fiscalía en la persecución de los delitos que le están encomendados.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_