El líder del FIS asesinado vaticinó una ola represiva en Argelia

El líder del Frente Islámico de Salvación (FIS) asesinado el lunes en Argel, Abdelkader Hachani, vaticinó, en una entrevista concedida en la víspera del atentado, un aumento de la represión contra su movimiento. "La ley sobre la concordia civil [proyecto del presidente Buteflika que busca la entrega de islamistas armados] sólo legitimará la represión que caerá sobre nuestro movimiento después del 13 de enero", declaró a la revista de Internet Algeria Interface. Esa fecha cierra el plazo dado al FIS para la entrega de las armas. El atentado despertó entre los dirigentes políticos argelinos un clamor por la paz. Alí Yedi, dirigente del FIS, dijo en el funeral de Hachani, ante unas 2.000 personas, que el movimiento seguirá defendiendo "la paz y el islam".

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de noviembre de 1999.